La revista EPI se adhiere a Lectura Fácil

La revista «El profesional de la información» se distingue de la mayoría de revistas por dedicar un gran número de horas (no menos de 10 ó 12 por artículo) a mejorar la legibilidad de los textos:

  1. añadiendo notas y recuadros explicativos
  2. desglosando siglas
  3. rehaciendo párrafos

…y en la mayoría de las ocasiones eliminando texto introductorio (algunos autores se remontan sistemáticamente a Paul Otlet o a Gutenberg), repetitivo («…desarrollos desarrollados para desarrollar…»), barrocos («…en aquellos aspectos concernientes o relacionados en los que se diera el caso de que hubieren o hubiesen tipologías de herramientas que involucraran los conceptos más avanzados de las metodologías tecnológicas…»), o simple y miserable paja.

Es un trabajazo enorme de machete, cuchillo, tijeras y lima, pero pensamos que vale la pena. Bueno, los lectores dicen que se nota.

En consonancia con esto, EPI se ha hecho socio de la Asociación Lectura Fácil

http://www.lecturafacil.net/content-management-es/

Esa Asociación trabaja para ayudar a producir textos comprensibles a todos los niveles, y EPI la apoya porque pensamos que la Ciencia tampoco está reñida con la legibilidad y comprensión de los artículos, muy al contrario.

A su vez hemos abierto la sección Churriguerismos en nuestra web, en la que iremos recogiendo los ejemplos más gloriosos de redacciones crípticas y churriguerescas de la Biblioteconomía, la Documentación y la Comunicación.

Estamos pensando si en el futuro poner debajo el nombre de sus autores…

Aunque en EPI conservamos algunos, os animamos a que nos enviéis ejemplos de malditos párrafos enrevesados a:

epi@elprofesionaldelainformacion.com

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *