El profesional de la información


Octubre 1998

¡Eureka!: es la infonomia, y somos infonomistas

Por Alfons Cornella

Alfons CornellaDesde hace tiempo tenía en mente la idea de que hay que encontrar un término más sucinto que describa lo que hace un gestor de información -ese nuevo profesional con procedencias académicas distintas, y que ocupa en las organizaciones cargos muy diversos.

Sé que muchos me han precedido en este empeño, pero los nombres propuestos hasta ahora no fueron del gusto de suficiente número de colegas.

Fundamentos etimológicos

El ámbito de sus conocimientos debería llamarse "infonomía", y por tanto, los gestores de información serían "infonomistas". Pero no ha sido hasta consultar las fuentes etimológicas que me he llevado una sorpresa. El término "economía" procede del griego oikonomos (oikos=casa, nomos=gestión). La economía se derivaría, por tanto, de la idea de "administración recta y prudente de los bienes de la casa" como dice el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

Si "eco‑nomía" es la "gestión de los bienes", ¿no resultaría adecuado llamar "info‑nomía" a la "gestión de la información"? ¿Y no seríamos todos los que nos dedicamos, desde perspectivas muy diferentes a la gestión de la información, "infonomistas"?

Hace tiempo que tenía esta idea pero no imaginaba realmente que alguien en una empresa llevara en su tarjeta el cargo de "infonomista". El error consistía en no darme cuenta de que los economistas que trabajan en una empresa tampoco llevan en su tarjeta tal descripción, sino que son llamados "directores de finanzas", o "de contabilidad", o de "recursos de...", etc. Una cosa es la formación académica (logos) que uno recibe, y otra en qué aplica esos conocimientos.

El "infonomista" de formación podría ejercer varios cargos en una organización. Trabajaría en marketing, recursos humanos, informática..., pero todos ellos tendrían una misma formación académica centrada en la gestión y administración del "bien" información.

Posibles bases académicas para el futuro

Así que ya se podría constituir un programa académico alrededor de la gestión de la información. En él debería haber asignaturas tales como: gestión de tecnologías de la información, gestión de las organizaciones y gestión de la información, conjugando ideas y conocimientos que ahora se imparten erróneamente en carreras muy distanciadas. Evidentemente debería llamarse "infonomía" (o ¿"infonómicas"?), como hay otra que se llama economía (o económicas). De la misma forma que un día nació esa carrera, hoy podría empezar una nueva.

También los bibliotecarios deberían entender esta idea ya que de aprender "biblioteco‑nomía" (la gestión de la biblioteca) pasarían a estudiar "info‑nomía" (la gestión de la información). En este cambio su enfoque se centraría en la información como "bien" y no en los libros como productos.

Muchos de los temas que se explican en IWE ya tratan de la "infonomía". Cuando se habló de la auditoría de la información (ver IWE v. 7, n. 5, p. 27) dijimos que se tenían que detectar los activos de información en la organización; con la inteligencia competitiva intentamos averiguar éticamente el comportamiento de nuestros competidores y de explotar esa información; cuando hablamos de capital intelectual estamos refiriéndonos a gestionar adecuadamente ese activo informacional; y los ejemplos que damos de utilización de la Red no son más que el resultado de un uso estratégico e inteligente del activo información en el siglo XXI.

El problema radica en que las universidades no se han planteado enseñarla porque las empresas no piden "infonomistas", y viceversa, éstas últimas no piden estos profesionales porque las instituciones educativas no los preparan. Soy consciente de que ya hay conocimientos suficientes para estructurar una carrera de "infonomía". Agregando asignaturas hoy repartidas entre informática, administración de empresas, comunicación, telecomunicaciones, psicología, economía, etc.

Cuando una empresa se dirige a mí para que le sugiera un buen gestor de información, en realidad lo que desea es un "infonomista". Ni las universidades lo han descubierto ni las empresas saben todavía qué buscan, y quizá nosotros tampoco.

Ahora, cuando la información rige el mundo, incluso el económico, debemos construir la ciencia de la "infonomía". Lo realmente importante es que entre los lectores que estén de acuerdo conmigo habrá ingenieros, periodistas, economistas, abogados, bibliotecarios, etc., todos ellos interesados por la gestión de la información como recurso y por la "administración recta y prudente de la información" en una organización. La convergencia de conocimientos será vital para que se haga realidad.

Alfons Cornella. Esade. Barcelona.

cornella@esade.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/octubre/aeureka_es_la_infonomia_y_somos_infonomistas.html