El profesional de la información


Noviembre 1998

Hace 25 años

Por Tomàs Baiget

Este mes de noviembre se cumplen 25 años de la introducción en nuestro país del acceso online a bases de datos, con la puesta en funcionamiento del terminal del Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (Inta), Torrejón de Ardoz (Madrid), conectado al sistema Recon (remote console) del distribuidor de la Agencia Espacial Europea (Esa-Irs).

Dos meses más tarde, en enero de 1974, se conectó un segundo terminal en el Consorci d'Informació y Documentació de Catalunya, Barcelona.

Nuestro país estuvo, pues, en la vanguardia europea de la teledocumentación, situación que por desgracia duró pocos meses, pues a partir de 1975 proliferaron los terminales dial-up en Europa, mientras en España el número aumentaría muy lentamente.

Un ejemplo a destacar, sin embargo, es el del Cindoc (Centro de Información y Documentación Científica), que inició la entonces novedosa conexión por línea telefónica conmutada -dial-up- a los hosts SDC (System Development Corporation / Orbit, en Santa Mónica, California) en 1975, y Dialog (Palo Alto, California) en 1976.

El fin de una era

Esta conmemoración no es un simple aniversario sino que marca un ciclo de vida completo de las tecnologías online ascii tradicionales, que ahora están desapareciendo "de la vista" bajo la oleada de las nuevas tecnologías internet.

La novedad del sistema atrajo la visita de los entonces príncipes de España. En la feria Simo de noviembre de 1974, a Juan Carlos de Borbón se le hizo una búsqueda sobre navegación a vela: sólo existían 3 referencias bibliográficas sobre este tema (en la base de datos Compendex), y aun eran sobre construcción de barcos. Con los príncipes aparecen Tomás Baiget, operando el terminal, Ángel Barcala, Inta, mostrando la pantalla, Luis Alberto Petit, presidente de Simo, y directivos de Telefónica.

Los rasgos principales que han marcado esta era online han sido:

  • Ensayo por primera vez en la historia del valor económico y de las ventajas y desventajas del soporte electrónico sobre el papel, aunque sus prestaciones fueran todavía muy escasas.
  • Euforias y desengaños, pocos éxitos y grandes fracasos en una ebullición de nuevos hosts que en muy pocos casos tuvieron la aceptación necesaria para poder subsistir. Entre los profesionales, más sensación que nunca de la necesidad de un "apostolado" para promocionar el uso de los servicios online.
  • Experimentación de la dimensión global de la información. Acceso relativamente fácil y progresivamente más exhaustivo a las referencias bibliográficas de todo el mundo desarrollado.
  • Muy pocos textos completos. Sólo referencias.
  • Limitación de las velocidades de acceso a los hosts online debido a la lentitud de las líneas telefónicas (9.600 bits por segundo), con modems de usuario entre 300 y 1.200 bps. Los hosts clásicos no pudieron plantearse ofrecer imágenes además del sencillo (aunque útil) texto ascii.
  • Constatación de un decepcionante retraso y de una oportunidad perdida en España. A pesar de que ya se sabía que no se contaba con un buen sistema bibliotecario de base, existía la esperanza de que nuestro país hubiera sobresalido más en el online. Ha sido realmente una lástima observar tanto despilfarro con iniciativas inconexas que, salvo en contadas excepciones (BOE, Oepm, Cindoc, etc.), no han conducido a nada realmente brillante y útil.
  • La Administración central no supo unificar los servicios, y las autonómicas no han hecho prácticamente nada, a excepción del País Vasco, en donde Spritel (hoy un servicio privatizado y convertido en la empresa Sarenet) a nuestro juicio fue una actuación modélica.
  • No sabemos si "el estar sin llegar a ser" del Ibertex (videotex), con la cantidad de millones gastados y de horas perdidas, sirvió para algo en toda la saga española del online. Tenemos la sensación de que originó una gran frustración y una enorme cautela en personas y empresas que ahora no quieren volver a pillarse los dedos con el www.

Esperemos que los siguientes 25 años que ahora empiezan con internet (y que siguen con los discos ópticos constituyendo una opción paralela fuerte) sean mejor aprovechados.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/noviembre/hace_25_aos.html