El profesional de la información


Noviembre 1998

El presente y futuro del profesional de la informacion como intermediario

Por José A. Salvador Oliván, José Ma Angós Ullate y Ma Jesús Fernández Ruiz

Resumen: Reflexión en la que se destaca el papel predominante que tiene el documentalista o el profesional de la información como intermediario entre el usuario y la información científica contenida en bases de datos, examinando aquellas razones que parecen favorecer la desintermediación y un cambio en la nueva función que debe asumir el documentalista.

Palabras clave: Profesional de la información, Internet, Bases de datos online.

Title: Present and future of the information specialist as intermediary

Abstract: Discusses the reasons that have led to "disintermediation" as well as the new role which should be adopted by the information professional. At the same time, it reflects on, and highlights, the essential role of the information professional as intermediary between the scientific information contained in databases and the end-user.

Keywords: Information intermediary, Internet, Online databases.

Estamos asistiendo a un momento en el que la figura del profesional de la información como intermediario parece ir perdiendo su funcionalidad y su razón de ser, fenómeno más conocido en la literatura como desintermediación.

A nuestro juicio, hay dos hechos clave que atentan contra la supervivencia del tradicional intermediario: por un lado, el impacto que internet, sobre todo la World Wide Web y el protocolo http, están teniendo en la evolución de las búsquedas online, y por otro, íntimamente relacionado, la aparición y potenciación de la figura del "nuevo usuario final". Ahora bien, todo cambio debe suponer una mejora, que en este caso debe reflejarse en una mayor calidad de la información recuperada y en un uso más eficiente de los sistemas de información; sin embargo, existen algunos aspectos que hay que tener en cuenta tanto a la hora de valorar el posible cambio hacia el uso de las nuevas tecnologías como de pronosticar la supervivencia del intermediario, y que pretendemos reflejar en este trabajo.

Origen del intermediario de la información

El desarrollo de las bases de datos (bdds) online se produce en la década de los 60 como consecuencia fundamentalmente de diversos factores: la gran explosión y crecimiento de literatura científica, el deseo de varias instituciones públicas y privadas de automatizar sus datos y fondos documentales para acceder y gestionar de forma más eficiente la información, y los avances que se producen en la tecnología informática, como la aparición de ordenadores más potentes, nuevas redes de telecomunicaciones y, sobre todo, el desarrollo de los sistemas de gestión de bases de datos documentales.

En pocos años aumenta cada vez más el número de bdds disponibles a la vez que sus distribuidores, cada uno con su propio lenguaje de interrogación. Surge en esos momentos la figura del profesional de la información, como agente catalizador e intermediario entre estos hosts y bdds y el usuario final, siendo su principal función satisfacer la demanda y la necesidad de información del usuario, y para ello debe ser capaz de recuperar y proporcionar a éste la información pertinente y oportuna, en tiempo y forma.

Vemos cómo existe una cierta semejanza entre los años de florecimiento de las primeras bdds online y los actuales: la gran cantidad, cada vez es mayor, de información científica. Pero hay un hecho que viene a agravar la situación: la aparición y uso de la red internet, con su multitud de fuentes de información y calidad diversa. Es aquí donde el intermediario debe desempeñar un nuevo papel importante en el asesoramiento de qué fuentes deberá consultar el usuario para satisfacer sus necesidades de información.

Habilidades del intermediario

Para cubrir con cierta garantía de éxito la demanda de información, el documentalista ha de estar familiarizado con los principios básicos en el campo de la recuperación de la información, entre los que cabe destacar los siguientes: conocer las características de los sistemas de búsqueda y la sintaxis de los lenguajes de interrogación; entender los principios básicos de consulta, incluyendo la lógica booleana, índices invertidos, características de truncado; comprender los conceptos y principios de los vocabularios controlados y del lenguaje natural, conociendo las ventajas y desventajas de cada uno de ellos; saber cuál es la estructura de los ficheros y de los registros: campos, reglas gramaticales, formas de búsqueda en cada caso, etc.; y conocer las características de las bdds que se van a consultar, siendo capaz de utilizar la documentación de las mismas eficazmente.

Las redes de telecomunicaciones

Las redes de transmisión de datos "clásicas" más conocidas y utilizadas por los documentalistas son Dunsnet, Sprintnet, BT GNS, etc. Las diferencias entre ellas radican en el precio (de 12 $ US las dos últimas y 13,20 $ US la primera) y la velocidad de transmisión (de 300 a 9.600 baudios Sprintnet; de 300 a 2.400 baudios Dunsnet).

Sin embargo, la era ascii parece predestinada a un final más o menos rápido favorecido por el impacto de internet, y más concretamente de la www y del hipertexto, en la evolución de las búsquedas online.

Internet, aunque es una red que se venía utilizando y existía hace bastantes años, desde la aparición en los años 90 de la www, ha producido un fenómeno sociológico y una verdadera revolución en nuestra forma de comunicarnos y de transmitir información. Se ha convertido en la red más utilizada y, de hecho, varios distribuidores comerciales de bdds online se han adaptado rápidamente a esta nueva forma de comunicación multimedia implantando sus productos en la web.

No es nuestro objetivo profundizar en las ventajas e inconvenientes técnicos de esta red, pero sí que es importante considerar aquellos aspectos que induzcan a los documentalistas a inclinar la balanza a favor del uso de internet en lugar de las redes convencionales en su trabajo de búsqueda de información científica en las bdds de distribuidores.

Este cambio debe producirse si en realidad las nuevas herramientas nos ofrecen más ventajas que las que se vienen utilizando habitualmente. Interesante, en este sentido, el comentario del personal del centro de información del Shell Research & Technology Centre de Thornton al decir que no esperan que la búsqueda en web sustituya a la búsqueda online cuando tengan que realizar búsquedas de información importantes; es más, ven su uso como una forma de conseguir información extra además de la extraída en una búsqueda online1.

La gran ventaja de internet, aparte de poder transmitir imágenes, sonidos, etc. -algo que no tiene excesiva importancia cuando se busca y recupera información científica, excepto en algunos casos (patentes, fórmulas químicas, etc.)-, es su bajo coste económico con respecto a las redes tradicionales (140 PTA/hora frente a 1.400-2.000 PTA/hora), aunque ello no significa que la búsqueda resulte más barata y que el usuario tenga que pagar menos, sino todo lo contrario.

Generalmente, el coste de las búsquedas se divide en tres partes:

  • tiempo de conexión a la red,
  • tiempo de uso de la(s) base(s) de datos consultada(s), y
  • cantidad de información obtenida.

José A. Salvador Oliván, Ma Jesús Fernández Ruiz y José Ma Angós Ullate

El coste por registro es el mismo estemos utilizando una u otra red. El tiempo de conexión a la red no supone una diferencia significativa: una búsqueda en la que se obtengan 50 referencias online suele durar, usando las redes de transmisión en código ascii, unos 15 minutos; por consiguiente la diferencia puede ser en torno a 500 PTA más barata usando internet. La variable que más va a influir en el coste de la búsqueda según la red que utilicemos, es el tiempo de conexión a la base de datos; éste suele oscilar entre 100 y 500 PTA, según la bdd.

Cuando utilizamos las redes clásicas, sabemos que el tiempo de respuesta es instantáneo y el tiempo de transmisión es constante, por lo que podemos predecir -según nuestra experiencia como intermediarios- que una búsqueda en la que recuperemos y obtengamos online un determinado número de registros va a tener una duración y un coste determinados.

Pero ¿podemos predecir el tiempo de la búsqueda cuando utilizamos internet? En absoluto. Todos los que usamos la Red hemos sufrido esperas angustiosas, experimentado la sensación de que el ordenador se ha quedado "colgado", con la particularidad de que estos fenómenos son aleatorios y que dependen de la congestión de la Red en determinados momentos y días, del proveedor de los servicios, de fallos en los routers locales o nacionales, etc.

Así, una búsqueda utilizando internet puede alargarse en 5, 10, 15 minutos o vaya usted a saber. Multiplíquense estos minutos por lo que cuesta el tiempo de conexión a la bdd consultada, y el precio suele convertirse en una cantidad nada despreciable que debe desembolsar el usuario.

A todo ello hay que añadir el coste que supone el tiempo que invierte el documentalista en satisfacer la demanda de información. En aquellos centros de documentación de empresas privadas que incluyan en la factura el tiempo del documentalista, saldrá más caro si se utiliza internet; en el caso de universidades, laboratorios farmacéuticos, etc., donde el tiempo del documentalista es "gratuito", podríamos decir que es mucho más eficiente para la empresa u organismo utilizar cualquier otra red que internet, ya que aquel puede emplear más tiempo en realizar otro tipo de tareas.

El usuario final

Entendemos por usuario final cualquier persona que necesita de información para poder llevar a cabo una investigación, realizar su trabajo, tomar decisiones, etc. Básicamente, distinguimos dos tipos de usuarios:

  • Aquellos que requieren información científica, y que por una serie de razones, entre las que cabe destacar la imposibilidad de acceso por falta de contrato con distribuidores de bdds, desconocimiento de los lenguajes de interrogación y de los principios básicos de búsqueda, y porque reconocen que no están preparados para satisfacer sus propias necesidades de información ni quieren invertir tiempo en ello, delegan en el documentalista o intermediario. Este profesional sabe perfectamente qué fuentes o bases de datos debe consultar para cada tema, cómo interrogar en cada una de ellas y diseña una estrategia de búsqueda, entregando al usuario una determinada cantidad de información, que se traduce en un coste económico para éste que variará en función de su cuantía, bdds consultadas, hosts utilizados y tarifas del centro de documentación.
  • Los usuarios que buscan y quieren conseguir la información por sus propios medios, sin ayuda de un intermediario. Hace unos años, la aparición de las bdds en formato cd-rom y su implantación en redes locales de bibliotecas, hemerotecas y otros centros, impulsó la figura de este tipo de usuario.

Sin embargo, en la literatura mundial pronto se reflejaron algunos de los peligros e insuficiencias de estos productos: la información no es tan actual como en las bdds online, la impresión para los usuarios de que son capaces de encontrar todo lo que hay publicado sobre un tema, sin tener en cuenta que puede haber otras muchas bdds con información más relevante y pertinente, el peligro de las "respuestas no preguntadas" pensando cuando obtienen pocas referencias que ya no hay nada más publicado sobre el tema, la falta de formación adecuada en muchos usuarios...

Existe abundante literatura mundial en la que se destaca la preocupación al observar el alto grado de satisfacción de los usuarios al utilizar las bdds en cd-rom aun obteniendo resultados muy pobres y una baja proporción de éxito real. Así, el cd-rom puede ser suficiente para aquellos usuarios que necesitan unas pocas referencias, pero en absoluto para aquellos que requieran información para una investigación o un estudio científico en serio, si bien puede constituir el primer paso en la búsqueda inicial y como complemento de la búsqueda online, pero nunca su sustituto.

En los 5 últimos años, el uso de la World Wide Web ha despertado un gran entusiasmo ya que siempre o casi siempre se encuentra o recupera información. Los usuarios de este medio lo utilizan para explorar / navegar por el espacio de la información y para buscar / encontrar información sobre un determinado tema.

Si bien es cierto que se ha avanzado mucho en la mejora y perfeccionamiento de los motores de búsqueda, y actualmente la investigación en este campo se centra en el desarrollo de agentes de información inteligentes que permitan buscar más eficientemente, el verdadero problema de internet es la calidad de la información gratuita que contiene.

A excepción de algunas bdds comerciales online en versión web, como Medline y Eric, y que pueden ser consultadas gratuitamente a través de varios servidores, o de la edición de algunas revistas en formato electrónico a las que se puede acceder al texto completo, la gran mayoría de la información gratis existente en internet carece de autoridad, de profundidad y es incompleta2.

Estas características de la información plantean graves problemas al usuario final cuando utiliza motores de búsqueda para localizar y recuperar información científica sobre un tema concreto: recibe tal aluvión de información y de URLs que requiere de mucho tiempo para seleccionar la que interesa; el grado de precisión de la información recuperada suele ser bajísimo; la tasa de llamada muy reducida, ya que no se accede a toda la información publicada; la información recuperada es temporal, pues en cualquier momento puede desaparecer del servidor en el que se encuentra; en un porcentaje importante no tiene ningún interés científico, no sigue una estructura formal, etc.

Sin embargo, la información almacenada en las bdds online es de tipo científico, está estructurada perfectamente y permanece a través del tiempo, requiriéndose una preparación específica para aprovechar al máximo las capacidades del sistema donde se encuentra.

Además, el usuario debería tener un conocimiento básico del sistema donde la información está almacenada, cómo está organizada o clasificada, y, sobre todo, cómo buscar e interrogar, ya que se corre el riesgo de perder información por no haberse preguntado; los usuarios finales no se dan cuenta de que el ordenador sólo busca lo que ellos especifican, que no necesariamente es lo que ellos quieren.

Así pues, el usuario debe comprender que internet es un medio excelente de transmisión de la información, pero también ha de saber que la gran mayoría de información científica no es accesible de forma gratuita, sino que hay que contratar los servicios de un distribuidor. Por citar un ejemplo, el principal host mundial, Dialog, contiene 50 veces más información que la que contiene la www3.

A este respecto no hay que olvidar que un sector importante de usuarios de información son las empresas, que, en un entorno altamente competitivo y cambiante, necesitan información de calidad, fiable y actual, y como muy bien dice F. García-Sicilia4 al hablar de la recogida de inteligencia competitiva en la empresa, son las bdds online las que parecen ser la herramienta ideal.

Por otra parte, íntimamente relacionado y favoreciendo la figura del usuario final, los diferentes hosts intensificaron sus esfuerzos en desarrollar productos y servicios orientados al usuario final: el acceso a sus bdds a través de menús (Dialog Medical Connection, Business Connection), con el objetivo principal de aumentar el número de clientes, si bien es verdad que todos estos planteamientos nunca han llegado a alcanzar el éxito que se esperaba de ellos.

También aparecieron en el mercado gateways inteligentes o meta-hosts (Easynet, etc.), que basan las búsquedas a través de menús. La sofisticación de estos sistemas requiere un número elevado de niveles de menús, lo que tiene un efecto negativo en la eficiencia de la búsqueda. Coincidiendo con lo que dice Van Brakel5, pensamos que por muy sofisticados que lleguen a ser los sistemas basados en menús nunca pueden sustituir ni ser tan eficaces en las búsquedas como aquellas que se basan en los comandos del lenguaje de interrogación del host.

Ahora bien, no entendemos el cambio reciente en la política de algunos distribuidores (como por ejemplo Dialog) que al eliminar el coste de tiempo de conexión pero al poner una tarifa mínima mensual elevada, va en contra de cualquier medida a favor del usuario final.

La información

Aunque ya se han comentado anteriormente algunas diferencias entre la información gratuita y de pago (internet – bases online de distribuidores), habría que preguntar ¿qué es información?, y ¿para qué la necesitamos?

Las cualidades que debe poseer la información recuperada para cumplir con su objetivo principal, que es el cambio del estado de conocimiento del usuario sobre un tema, son básicamente: precisión, exhaustividad, oportunidad, rapidez y economía. El documentalista está preparado para que todas estas características se cumplan, pero ¿lo está también el usuario? ¿Satisface el uso de la red internet, y más concretamente el entorno web, el cumplimiento de estas características de la información?

Es conveniente obtener un volumen de información adecuado, y no una gran avalancha de información que no puede ser asimilada ni digerida por el usuario, y sobre todo hay que tener en cuenta la seguridad (protección frente a accesos no autorizados) e intemporalidad.

Conclusiones

A pesar de que cada vez es más frecuente que sean los propios usuarios finales quienes intenten satisfacer directamente sus necesidades de información científica, gracias a la disponibilidad en red de bases de datos cd-rom en universidades e instituciones y a internet, pensamos que la figura del profesional de la información como intermediario sigue teniendo la misma validez y utilidad que la que ha tenido hasta ahora, por una razón evidente: la existencia de una gran cantidad de fuentes de información (bases de datos) necesarias y de gran utilidad para la actividad y desarrollo profesional de las empresas, instituciones y/o individuos, y a las que el usuario final es improbable que acceda directamente por el coste económico que supone realizar un contrato con los distribuidores de estas bdds y la compra de material necesario para la recuperación de información (tesauros, clasificaciones, etc.) y por el esfuerzo personal que exige el aprendizaje de las técnicas de recuperación en estos distribuidores.

Así, mientras sigan existiendo productores y distribuidores de bdds comerciales (de pago), continuará siendo necesario contar con un profesional de la información que actúe de intermediario entre esas bdds y el usuario, necesidad que será más marcada en ciertos entornos como empresas y centros de investigación, donde la información que necesitan sus usuarios normalmente está contenida en las bdds de los distribuidores comerciales y no en la web.

También en el caso de que las necesidades de información de los usuarios sean difíciles y complejas, es probable que la recuperación de información sea realizada por los intermediarios, por las mismas razones que dejamos otras tareas complejas y especializadas a los expertos de nuestra sociedad. Una herramienta compleja y potente es utilizada más eficientemente por alguien que no sólo posee aptitud e interés por su trabajo, sino que ha sido instruido en los conceptos y principios subyacentes al diseño de dicha herramienta y que frecuentemente utiliza y refina los mecanismos requeridos para su uso.

Por otra parte, es evidente que el profesional de la información no puede quedar al margen del impacto que ha supuesto internet en el usuario final; debe asumir nuevos papeles encaminados al desarrollo y mejora de las nuevas herramientas de recuperación de la información, aprovechando todas las capacidades útiles de la web, y que por supuesto ofrecen una mejora sustancial en la satisfacción de la necesidad de información del usuario, como puede ser el acceso al texto completo de revistas electrónicas.

Deberá estar al corriente de los últimos avances que se producen, de las nuevas fuentes de información que vayan surgiendo; asesorando y entrenando a sus usuarios en el manejo de las herramientas más eficientes y proporcionándoles las direcciones que les puedan resultar de interés.

Estas nuevas funciones, si bien difieren del papel del intermediario tradicional en el sentido de que no proporcionan la información directamente, pueden englobarse dentro de la nueva actividad de "intermediación", ya que van encaminadas a satisfacer las necesidades de información de los usuarios.

Por consiguiente, los especialistas de la información como intermediarios de la información deben asumir su papel de líder en el establecimiento de la unión entre el usuario y su necesidad de información, y seguirán jugando en el futuro un papel importante para la recuperación de la información online y para la solución de los problemas de información de sus usuarios.

El papel de los futuros gestores de información ha de considerarse necesario para actuar como intermediarios que puedan acceder, asimilar, replantear y presentar la información para satisfacer las necesidades de los usuarios finales6. Este liderazgo implica, por supuesto, el manejo, dominio y desarrollo de las nuevas tecnologías y herramientas en la recuperación de información por cualquier medio, sea online o en la web, sin olvidar que el principio fundamental y básico es satisfacer la necesidad de información del usuario.

Notas

1. Poynder, R. "Profile of an information centre: the Shell research & technology centre, Thornton". En Online & cdrom review, v. 21, n. 6, 1997, pp. 341-347.

2. Paris, A. L. "The value of today's commercial online databases services". Accesible en:

http://crossroads.dialog.com/quantum/wp/cooplybr.html

[consultado el 5/02/98].

3. Wagner, D. Activities and new products in 1998. The Dialog Corporation, 1998.

4. García-Sicilia, F. "Inteligencia competitiva e información en línea". En Anuario Socadi de Documentación e Información, 1997, pp. 171-175.

5. Van Brakel, P. "New directions in teaching online search techniques". En The electronic library, v. 15, n. 5, 1997, pp. 376-380.

6. Winzenried, A. "Towards 2006 – prophets, princes or poohbahs?". En Online & cdrom review, v. 21, n. 3, 1997, pp. 175-177.

Bibliografía

Ankeny, M. L. "Evaluating end-user services: success or satisfaction?". En Journal of academic librarianship, v. 16, 1991, pp. 352-356.

Dunning, P. "How much does the end-user need an intermediary?". En Online review, v. 13, n. 3, 1989, pp. 207-216.

Haverkamp D. S. y Gauch, S. "Intelligent information agents: Review and challenges for distributed information studies". En Journal of the American society for information science, v. 49, n. 4, 1998, pp. 304-311.

José Antonio Salvador Oliván. Departamento de ciencias de la documentación e historia de la ciencia. Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Zaragoza. Pedro Cerbuna, 12. 50009 Zaragoza.

jaso@posta.unizar.es

Tel: +34-976 761 000 ext.: 3562; fax: 976 761 506

José María Angós Ullate. Centro de documentación científica. Universidad de Zaragoza. Pedro Cerbuna, 12. 50009 Zaragoza.

angos@posta.unizar.es

Tel.: +34-976 761 332

Ma Jesús Fernández Ruiz. Ayuntamiento de Zaragoza. Palacio Montemuzo. Santiago, 34, 3a planta. 50003 Zaragoza.

mjferuiz@posta.unizar.es

Tel: +34-976 721 278

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/noviembre/el_presente_y_futuro_del_profesional_de_la_informacion_como_intermediario.html