El profesional de la información


Mayo 1998

Greendata: un broker asesor en informacion

A diferencia de otros países, en España ha proliferado poco la figura del broker o intermediario de información. Probablemente ello se deba a la mayor participación de las administraciones públicas (incluidas las universidades) y entidades semi-públicas (asociaciones profesionales, cámaras de comercio, fundaciones, etc.) en la producción, difusión y venta de los productos y servicios de información.

Como ya hemos dicho en anteriores ocasiones desde estas páginas, las instituciones sin ánimo de lucro deben jugar un papel que resulta decisivo para hacer posible la puesta en marcha de iniciativas que no tienen viabilidad económica o no son rentables a corto plazo. Sin embargo, una vez éstas han conseguido despegar, los promotores deberían retirarse a tiempo y cederlas al sector privado con el fin de crear actividad económica.

Puede ocurrir que, reventando los precios al no tener que incluir los costes de su personal funcionario, las administraciones públicas estén impidiendo la aparición de empresas que podrían subsistir y desarrollarse prestando los mismos servicios a unos precios acordes con los costes reales. En una etapa transitoria más o menos corta, las nuevas empresas podrían recibir subvenciones de las administraciones.

Siguiendo principalmente el ejemplo de los EUA o del Reino Unido, en España ha habido bastantes intentos de crear micro-empresas por parte de profesionales, pero la mayoría han sucumbido. Las que permanecen tienen una característica común: se han lanzado sin miedo y "a por todas" en el océano de la información, y han tratado de flotar con todos los medios a su alcance. Está claro que aquí no se debe ser timorato (no se puede crear una empresita para trabajar en ella a horas), y además hay que trabajar mucho.

Cuando estamos en una época de redefiniciones, de grandes incógnitas sobre el sector, y de preguntas sobre nuevas salidas profesionales, IWE ha creído interesante conocer más de cerca la opinión de Jorge Albalate, creador (1993) y director general de Greendata.

Jorge Albalate, director general, y Hugo Agud, director técnico, en el stand de Greendata en Expodoc'97

¿Cuál ha sido la trayectoria de tu compañía hasta ahora?

-Empezamos distribuyendo informes de mercado impresos de Frost & Sullivan (actividad que sigue actualmente), pero pronto nos dedicamos más de lleno a los soportes electrónicos: cd-rom, online y ahora internet, debido a las peticiones de los propios clientes.

Precisamente fue gracias a IWE por lo que nos pusimos en contacto con Sarenet, la conocida empresa vasca pionera en acceso online, correo electrónico e internet en España, y ahora somos sus representantes en Barcelona.

Para entrar en la línea del cd-rom fuimos al Online Information Meeting de Londres y allí iniciamos las relaciones comerciales con varios productores: SilverPlatter, Bowker, UMI, etc.

Al mismo tiempo hablamos con el Boletín Oficial del Estado (BOE) y otros.

Más tarde han llegado los desarrollos propios en web, así como toda una línea de servicios de telecomunicaciones -rdsi, frame-relay, videoconferencia- y de diseño y alojamiento de webs con una nueva empresa llamada Com2002 (que usa la marca Ne@ica -"néxica"-), fundada en 1996, en la que Greendata participa un 50%.

Recuerdo nuestra primera entrevista en 1993 y las dificultades que entonces comentamos para hacerse un hueco en este competitivo e intrincado mercado. ¿Cómo ha conseguido Greendata superarlas y desarrollarse?

-Creo que una de las claves de nuestra supervivencia y de nuestro avance ha sido no sólo atender, sino adelantarnos a las demandas de los usuarios. No mantenemos una actitud estática como un tendero a la espera de que entren los compradores: nosotros vamos a las oficinas de los clientes y vemos lo que allí se necesita. Usando el término ya acuñado, somos absolutamente proactivos. De esta forma mantenemos un continuo y estrecho contacto con ellos y los tenemos muy fidelizados.

De cara el futuro, ¿por qué medio apuestas, online o cd-rom?

-Me parece ver muy claro que a la larga ganará el online; bueno, el "online" de internet (para hablar con propiedad, digamos "las redes"). Sólo hay que superar los problemas actuales de falta de ancho de banda, cosa que sin duda llegará en muy pocos años.

Pero de momento la tecnología que se tiene disponible funcionando bien es el cd-rom y pronto el dvd -aunque quizá se vea sustituido por el nuevo dvix, que está mucho mejor protegido contra la piratería y permite fragmentar su venta por períodos de tiempo y número de lecturas- (ver IWE v. 7, n. 3, marzo de 1998, p. 31).

Hemos observado que ofrecéis bastantes cursos. ¿Puedes comentar algo al respecto?

-Esta actividad ha venido ligada a la necesidad de enseñar a nuestros usuarios a utilizar y sacar rendimiento de los productos de información que vendemos. La formación es hoy en día, y pensamos que por bastante tiempo, consustancial con la información.

El nivel de cultura informacional de los clientes es cada vez mayor; es evidente que van aprendiendo y saben cada vez más, especialmente con las intuitivas nuevas interfaces de búsqueda estándar, pero hemos observado que todavía hay mucha demanda de formación.

Es por ello que desde hace unos meses abrimos una línea de actividad expresamente dedicada a ello, pensando sobre todo en los bibliotecarios, documentalistas, archiveros y especialistas en información en general, con independencia de la gama de productos que vendemos. Es decir, para asistir a nuestros cursos no hace falta ser cliente.

Cubrimos un espectro muy amplio y organizamos cursos especializados en cuanto detectamos una necesidad. Por ej., uno reciente fue "Cómo encontrar trabajo" (forma de hacer el currículum, pasar entrevistas y psicotécnicos, legislación laboral, etc.).

Normalmente los cursos son presenciales en nuestra aula informática de Com2002 equipada con 12 PCs conectados a internet. Sin embargo el curso citado lo vendemos también en disquete interactivo y el alumno lo puede realizar en su casa.

Colaboramos con el Forcem (Formación Continuada para Empresas) del Inem (Instituto Nacional para el Empleo).

En esta profesión hay muchas dudas, incógnitas e incertidumbre a todos los niveles. ¿Cómo ves el futuro desde Greendata?

-Lo veo bien, pero, como dije al principio, siempre y cuando sigamos siendo muy proactivos, adelantándonos a las posibles necesidades de los clientes. Nosotros partimos del sector bibliotecario-documentalista y no lo dejamos; sin embargo estamos abriendo frentes continuamente.

Es un no parar nunca, tratando de encajar nuevas formas info-tecnológicas con nuevas necesidades y clientes. Ahí está el quid de las alternativas de negocio, puesto que hay competencias feroces pero puntuales, cambiantes y efímeras como las mismas tecnologías. Cada momento tiene su oportunidad que hay que aprovechar, sin estrellarse por dar un servicio demasiado pronto ni perder el mercado por llegar tarde.

Evidentemente, esto no es fácil. Por ello, como he dicho, nosotros ensayamos nuevas vías, pero siempre teniendo asegurada una base de negocio relativamente "tradicional".

Si lo anterior puede considerarse estrategia, luego aplicamos tácticas comerciales concretas como alianzas con Telefónica (somos empresa homologada), contratos de distribución en exclusiva, como con UMI, etc.

Ahora que citas UMI, creo que este distribuidor podría ser tema de un próximo artículo.

-Efectivamente. Os aconsejamos que lo presentéis a los lectores de IWE. Como es conocido, UMI (la antigua University Microfilms International) es una empresa ya muy clásica en el sector de la información, pero ahora está pegando muy fuerte vendiendo información tanto en web (Proquest Direct) como en cd-rom (Business Periodicals Ondisc y otros).

Jorge Albalate. Greendata. Aribau, 310. 08006 Barcelona.

Tel.: +34-934 147 575; fax: 934 147 663

cdrom@greendata.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/mayo/greendata_un_broker_asesor_en_informacion.html