El profesional de la información


Marzo 1998

Las bibliotecas, un instrumento al servicio de la investigacion

Por Julia García Maza

A partir de 1975, con el inicio de la nueva etapa histórica, se intenta paliar el retraso que viene de lejos en España en materia de investigación científica. Cristaliza la aprobación de la llamada Ley de la Ciencia y a partir del ingreso de España en la Unión Europea (entonces Comunidad Económica Europea) se intenta vertebrar la investigación científica siguiendo las pautas marcadas por los países miembros.

Se reconoce que la investigación exige infraestructura, parte fundamental de la cual es la información, de forma que de una manera un tanto velada se pone de manifiesto el papel fundamental de las bibliotecas y/o centros de investigación como instrumentos necesarios para canalizar la información.

En este sentido las bibliotecas deben tomar conciencia de lo que supone formar parte del Sistema de Investigación y Desarrollo (I+D), afrontando tres retos:

1. Institucional

Dentro del IV Programa Marco 1994-1998 de la Unión Europea se puso en marcha un subprograma específico para las bibliotecas (v. arriba reseña del artículo "Iniciativas de la UE...").

A nivel nacional, las líneas de acción se concretan en los Planes Nacionales de I+D. Concretamente es en el punto 14 (Aplicaciones telemáticas) del III (1996-1999) donde se ubican las acciones referentes a las bibliotecas. En este contexto las bibliotecas vinculadas a organismos de investigación deben realizar un seguimiento muy próximo de los trabajos en curso a los cuales están ligados sus usuarios para anticiparse a las demandas de información que se generan. Además esas bibliotecas deben involucrarse también en proyectos de investigación ya existentes o generar otros nuevos.

2. Cooperativo

Europa se encamina paso a paso a conseguir una única red bibliotecaria virtual, un solo catálogo. Desde esta perspectiva el gran desafío para las bibliotecas es el de romper su territorio temático de manera que, sin perder su especificidad, sean capaces de sentirse elementos de un conjunto. Ello dará lugar a la puesta en marcha de nuevas políticas de adquisición y de préstamo interbibliotecario.

3. Tecnológico

El mundo bibliotecario ha sido uno de los más afectados por el desarrollo tecnológico. El quid radica en saber obtener el máximo resultado de las tecnologías, lo que implica conocerlas y utilizarlas bien, con las finalidades de:

  • conseguir seleccionar, estructurar y difundir la información obtenida, y
  • enseñar a los usuarios a utilizar los recursos de forma rentable.

Dentro del Sistema I+D las bibliotecas tienen un papel de mediadoras, con importantes connotaciones comerciales.

De cara al futuro deben autoapercibirse de ser como cajas de resonancia de las demandas sociales, siendo capaces de escuchar las diversas voces que constituyen la universalidad fragmentaria de su ámbito temático. Por eso adquiere cada vez mayor importancia la formación de los usuarios y el servicio de referencia o difusión de la información.

Todo ello encamina al bibliotecario del próximo milenio a tener una gran capacidad de gestión.

Julia García Maza. Ver señas arriba.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/marzo/las_bibliotecas_un_instrumento_al_servicio_de_la_investigacion.html