El profesional de la información


Marzo 1998

El papel de la Biblioteca Nacional en la investigacion

Por Concha Lois Cabello

La Biblioteca Nacional debe adquirir y conservar todas las publicaciones editadas en el país, evitando la tendencia enciclopédica de las grandes bibliotecas de hasta finales del siglo pasado. La Biblioteca Nacional (BN) según la legislación vigente tiene asignado el papel de:

  • reunir, catalogar, conservar y difundir los fondos;
  • fomentar la investigación, fundamentalmente en el área de humanidades, mediante la consulta, el estudio, el préstamo y la reproducción;
  • inspeccionar y seguir el depósito legal para elaborar y difundir la información sobre la producción bibliográfica;
  • asesorar y realizar estudios en el campo de la biblioteconomía y la bibliografía, conservación, acrecentamiento y difusión del patrimonio bibliográfico;
  • desarrollar programas de investigación y de cooperación.

La concepción de las bibliotecas nacionales como instituciones que custodian los documentos debería terminar, y de hecho ya está desapareciendo gracias a los últimos medios de almacenamiento y reproducción que permiten acceder al documento sin ponerlo en peligro.

Nuevas políticas de adquisiciones

La idea de que la biblioteca nacional sólo puede ser útil a los investigadores de humanidades también tiene que cambiar, como está ocurriendo en las de nueva creación.

La biblioteca nacional debe adquirir y conservar todas las publicaciones editadas en el país, evitando la tendencia enciclopédica de las grandes bibliotecas de hasta finales del siglo XIX de poseer muchas publicaciones extranjeras. Las BNs han de proporcionar a los lectores las obras más raras que no pueden obtener en una biblioteca especializada.

Por lo tanto, la organización y la cooperación en el terreno de las adquisiciones se hace cada vez más imprescindible a nivel nacional pero también internacional.

La BNE en estos momentos tiene como prioridades:

  • participar en la redacción de la Ley y Reglamento de Depósito Legal;
  • establecer la política de adquisiciones; y
  • automatizar la gestión del depósito legal y del ingreso de las publicaciones seriadas.

Conservación

Una BN también debe contribuir a la conservación de los fondos. Esta función está condicionada a su función difusora, y ello la obliga a adoptar modos de conservación distintos en función del uso. La idea de conservación pasiva ha dado paso a la conservación activa, es decir para la utilización.

También debe definir quiénes son sus usuarios, y ello no es un problema fácil. La biblioteca nacional ha asumido hasta hace bien poco el papel de biblioteca pública y universitaria, además de biblioteca de investigación. En 1988 se aprobaron nuevas normas de acceso definiéndola como "biblioteca de investigación y último recurso". En 1992 se establecieron nuevas (y complicadas) normas de acceso que ahora están en revisión.

En la BNE se está elaborando un plan estratégico, se redacta un reglamento, y se estudia una estructura organizativa nueva, con la correspondiente relación de puestos de trabajo.

La Biblioteca Nacional participa en proyectos cooperativos europeos y realiza diversas actuaciones en Iberoamérica.

Concha Lois. Servicio de Consulta y Documentación. BNE. Recoletos, 22. 28071 Madrid.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1998/marzo/el_papel_de_la_biblioteca_nacional_en_la_investigacion.html