El profesional de la información


Octubre 1997

Cuando internet se va escribiendo ya con minuscula

Quizá los lectores habrán notado que desde hace un par de números de IWE la palabra internet aparece siempre escrita con minúscula. Aunque "minúsculo", este cambio ortográfico casi nos obliga a hacer un comentario, puesto que es un indicio de una transformación mucho más general y profunda, como es la evidente penetración de internet en muchos aspectos de nuestras vidas.

En efecto, internet ("la internet", como dicen o postulan algunos) ha dejado de ser ya un nombre propio para convertirse en uno común, como pueden ser "correo" o "teléfono, siguiendo el mismo camino hacia la vulgarización que hace poco hicieron otros términos comunizados de "cosas" como fax, web, ascii, ms-dos, sgml y hasta windows.

Con esta nota "socio-terminológica" sólo hemos pretendido poner de manifiesto este hecho, aunque sin que ello nos conduzca a importantes disquisiciones "políticas" (la lengua es realmente algo muy politizado).

Así pues, nos guardaremos bien de pontificar sobre cuestiones puristas. Por ejemplo, ¿debería castellanizarse y escribirse "interné", de la misma forma en que la Real Academia Española de la Lengua decidió con carné, chalé, etc.?

IWE intenta normalizar el vocabulario profesional pero lo hace siempre dentro de lo que considera normal y aceptable para la mayoría. La Redacción tiene todavía algunas palabras en una zona indefinida y tolera dualidades como thesaurus y tesauro, isdn y rdsi, y hasta hace la vista gorda cuando en alguna colaboración viene escrito abstract en vez de resumen (puesto que el primer término tiene un matiz distinto, una acepción más concreta).

Con otros términos (y ello, insistimos, como reflejo de lo que nos llega de los colegas de profesión), IWE se aparta claramente de los cánones manteniendo palabras tan "escandalosamente" no españolas como la clásica software -obviamente sin perjuicio de que también usemos programa-, y unidades internacionales como baud y bit (no baudio ni bitio).

En el entorno de internet hemos visto intentos curiosos de españolizar www como mmm (malla multimedia mundial). Veremos si cuaja. Nosotros de momento seguiremos con el web, aunque con la horrible duda de si debe ser un nombre masculino (más extendido, "el web", sin duda introducido por la similitud fonética con huevo, hueco, hueso, etc.) o femenino ("la web", versión más racional por ser traducción de "la" telaraña).

Se admiten opiniones y sugerencias.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1997/octubre/cuando_internet_se_va_escribiendo_ya_con_minuscula.html