El profesional de la información


Mayo 1997

Virus y correo electrónico

Periódicamente aparece en determinados foros electrónicos de discusión un mensaje bromista en el que se alerta sobre un virus viajero a través del correo electrónico llamado Good Times. Se advierte que es más destructivo que los virus Stoned, Airwolf o Michelangelo. Por eso cuando veamos su nombre en nuestro buzón el mensaje ha de ser borrado, sin leerlo.

Tampoco se ha librado la lista Iris-Foro pero, dado el carácter especializado de la misma, ha sido incluido con unas pretendidas explicaciones técnicas. "Ataca el disco duro a través de un bucle cerrado, y posteriormente al procesador". La respuesta del moderador, Jesús Sanz de las Heras (RedIris, España), ha sido contundente: "se va a intentar por todos los medios preservar los objetivos de esta lista" y "evitar este tipo de mensajes". Entre las medidas anunciadas está la participación exclusiva de "los miembros de la lista, en lugar de ser pública como hasta ahora". Además, "los usuarios que envíen mensajes basura serán dados de baja y filtrados a perpetuidad".

jesus.heras ARROBA rediris.es

De esta manera trata de preservarse la calidad y la especialización del foro. No obstante, los "ataques" no cesan y el "terrorismo informático" está a la orden del día.

En IWE-42, marzo de 1996, p. 18, "La plaga Good Times no cesa", nuestra revista publicó un aviso, pero sirvió de bien poco: una semana más tarde un bienintencionado despistado lo coló nuevamente en IweTel.

ARROBA subhead 2 :Virus "adjuntos"

De nuevo ha sido comentado el tema del lanzamiento de virus por correo en la lista IweTel, pero a diferencia de la broma del Good Times éste tiene base real. Su nombre es wazu, según nos informó Carlos Santambrogio (Univ. de València),

carlos.santambrogio ARROBA uv.es

Por otra parte, Ricard Recasens (Technostock, Barcelona) expuso su propia experiencia. Primero definió lo que se entiende por virus en informática -pequeño programa que ejecuta órdenes indeseables-, luego explicó que el virus sólo actúa "cuando se ejecuta el programa 'infectado'". Ese era su caso. Había recibido como adjunto, por correo, un documento escrito en Word. El virus, al actuar, "impide acciones del tipo 'guardar como' para almacenar el archivo en un disco distinto". Por último, la solución que aconsejaba era "aplicar un antivirus antes de abrir uno de esos documentos recibidos".

serv ARROBA technostock.es

J. Tomás Nogales (Univ. Carlos III, Dpto. Biblioteconomía y Documentación) corroboró todo lo anterior: "puede adjuntarse un ejecutable .exe, .com para Ms-dos; en Mac icono de aplicación, pero puede camuflarse con un icono de documento". Ahora bien, "un programa de este tipo está asociado a una determinada plataforma, de manera que, por ejemplo, un ejecutable para Ms-dos o Windows no puede actuar sobre un Macintosh ni viceversa". Al final de su intervención puntualizó: "los programas de esta clase no son realmente virus" porque "no contagian programas de ordenador que a su vez contagian a otros", simplemente eran una especie de "flechas o cuchillos que se lanzan, y que, como los virus, también pueden matar" si te alcanzan.

nogales ARROBA bib.uc3m.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1997/mayo/virus_y_correo_electrnico.html