El profesional de la información


Diciembre 1996

Biblioteca y ciudad

Barcelona sigue sin BP

Barcelona (y también Bilbao, otra gran ciudad), es una de las pocas capitales españolas que no dispone de biblioteca provincial. Actualmente la congestionada Biblioteca de la Universidad de Barcelona hace el papel sustitutorio como "biblioteca provincial y universitaria".

El papel de la biblioteca pública fue el tema del acto organizado por el Col.legi Oficial de Bibliotecaris-Documentalistes de Catalunya el pasado 28 de octubre, con la participación de 4 directores de bibliotecas extranjeras.

Y lo decimos en singular, "la biblioteca", porque lo que se quiso destacar no fue únicamente el importante papel de las bibliotecas de barrio, trabajando doblemente integradas tanto en un sistema bibliotecario como con el resto de la actividad ciudadana, sino, más bien, el de las bibliotecas centrales de las ciudades, emblemáticos edificios singulares, que cumplen además una función testimonial y simbólica, de presencia bibliotecaria y de "marketing" de los servicios bibliotecarios de cara al gran público, codo a codo con las otras ofertas culturales.

La mesa redonda, a la que asistieron todas las fuerzas vivas de la Biblioteconomía local, pretendía ser un marco de reflexión para los políticos también locales, pero, como puso de manifiesto con santa indignación Adela d'Alòs-Moner, de la empresa DOC6, éstos brillaron por su ausencia, como casi siempre. Es triste y lloroso constatarlo.

Fue de agradecer, en cambio, la presencia de Magdalena Vinent, Subdirectora General de Coordinación Bibliotecaria, del Mº de Educación y Cultura (MEC), que se desplazó desde Madrid expresamente para el acto.

Carme Mayol, presidenta del Cobdc, Peter Heiberg (Copenhague), Wim M. Renes (La Haya), John Dolan (Birmingham) y Jean-Marie Compte (Poitiers)

¿Cuándo se tomará la decisión?

En los últimos 10 años las propuestas de locales se han sucedido continuamente, pero fue a raíz de la hecha en enero de 1996 por Dolors Lamarca, directora de la BUB, cuando parecía que los responsables de la asignatura pendiente de la biblioteca provincial de Barcelona empezaban a "estudiar" para pasar el "examen", pero todo sigue todavía en el aire. Lamarca sugirió el edificio de los antiguos almacenes Can Jorba, que luego perteneció a Galerías Preciados y actualmente a El Corte Inglés, pero posteriormente parece que se presentaron imposibilidades legales-urbanísticas.

El Ayuntamiento tiene que ceder un solar, el MEC financiar el edificio o su rehabilitación, y la Generalitat (o quizá el Ayuntamiento, según la Ley del Sistema Bibliotecario de Catalunya) pagar el funcionamiento. Todo parece indicar que es el Ayuntamiento quien tiene el balón parado en su campo, sin chutar, pero igual es que cree que los demás jugadores aún no están dispuestos. En septiembre de 1996, la ministra de Educación y Cultura Esperanza Aguirre instó al Ayuntamiento "a que se ponga de acuerdo y haga un pronunciamiento claro sobre el emplazamiento".

Al cerrar la edición se barajaban dos nombres: la Plaça de les Glòries y el antiguo Mercado del Borne.

Opiniones expertas

Dolors Lamarca, directora de la Biblioteca Provincial y Universitaria de la Universidad de Barcelona, lanzó la idea de rehabilitar Can JorbaLa muestra de bibliotecas preparada por el Col.legi fue muy interesante. Los asistentes oyeron por boca de sus respectivos directores las características de las bibliotecas públicas de Birmingham, Copenhague, La Haya y Poitiers.

Todas están en edificios de nuevo diseño, excepto la de Copenhague, que casualmente se instaló rehabilitando también unos antiguos grandes almacenes.

Es difícil inclinarse por la solución de un nuevo edificio-alarde arquitectónico, o uno antiguo, sólido e integrado con el resto de arquitectura del barrio. Lo que sí dejaron claro todos los oradores es la importancia de que la biblioteca se ubique en un lugar céntrico, de paso obligado, en plena zona comercial o de espectáculos, con una arquitectura abierta que invite a entrar.

En este sentido, Heiberg citó al inglés Geoffrey Thompson (director de la empresa distribuidora de cd-roms y otros productos de información Thompson-Henry), quien opinaba: "El lugar ideal para emplazar una biblioteca es al lado de los almacenes Woolsworth".

Otro aspecto digno de resaltar fue la importancia que se dio al hecho de que en el diseño del edificio, de su mobiliario y de sus servicios intervinieran a fondo los bibliotecarios. Por ejemplo, Heiberg comentó la decepción inicial que causó el proyecto del arquitecto Richard Meier, ganador del concurso para la nueva biblioteca central de La Haya como el mejor entre otros 6 proyectos, pero cómo la intervención de 3 bibliotecarios a dedicación completa mientras duraron las obras permitió que finalmente el arquitecto entendiera las diferentes funciones de la biblioteca y adaptara el diseño adecuadamente.

Compte se refirió al impacto positivo que su biblioteca ha tenido en Poitiers, pese a que en su día se aprobó con gran oposición y polémica y, más tarde, se inauguró hasta con silbidos. La opinión de todos los comerciantes de la zona ha cambiado ahora radicalmente.

Sentimos no disponer de suficiente espacio para comentar algunas de las características de las bibliotecas citadas. Listamos sus direcciones para que aquellos de nuestros lectores que estén interesados puedan solicitar información.

John Dolan. Central Library. Chamberlain Square. Birmingham B3 3HQ.

Tel.: +44-121-235 45 11 / 2; fax: 235 96 95

Peter Heiberg. Central Library. Krystalgade 15. DK-1172 Copenhaguen K.

Tel.: +45-33 93 60 60; fax: 33 93 00 33

Wim M. Renes. Public Library. Spui 68. 2500 DR The Hague.

Tel.: +31-70-353 44 55; fax: 353 45 04

Jean-Marie Compte. Médiathèque François Mitterrand. 4, rue de l'Université. 86000 Poitiers.

Tel.: +33-5-49 52 31 51; fax: 49 52 31 60

http://www.pcl.fr/poitiers

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1996/diciembre/biblioteca_y_ciudad.html