El profesional de la información


Noviembre 1995

El futuro de Internet

Por Roberto Beitia

Roberto Beitia, director de SarenetInternet ha tenido hasta la fecha una evolución sorprendente; sin embargo, esto no es más que un anticipo de lo que nos espera. En pocos años el mayor tráfico de Internet va a corresponder a aplicaciones orientadas al ocio, hoy por hoy casi inexistentes. En ese momento se explicará como curiosidad que ese canal de entretenimiento comenzó siendo una red de propósito militar, después de investigación, posteriormente académica, más tarde comercial y finalmente un conglomerado en el que se puede encontrar de casi todo.

La principal barrera actual para el desarrollo de las aplicaciones Internet es el alto precio de las telecomunicaciones. Todos esperamos que con la competencia, obligada por la Comisión de la Unión Europea para 1998, mejore la situación. Ahora es como si todos nos viéramos obligados a conducir nuestros potentes utilitarios por carreteras comarcales debido al alto coste de los peajes de autopista.

¿Cómo serán las infopistas?

Cuando vemos venir algo importante, nos inventamos un término para nombrarlo sin definirlo. Éste es el caso de las "autopistas de la información". En mi opinión, este concepto tan de moda se va a materializar de forma distinta en el mundo doméstico y en el mundo empresarial. En el hogar será un sistema de televisión por cable más o menos sofisticado, por el que consumiremos más (y más especializados) canales de televisión , juegos, telecompra y teleeducación, por ese orden. Tendremos varios aparatos receptores en cada casa y alguno de ellos dejará de ser una caja tonta para disponer de interactividad.

En las empresas se utilizarán super PCs que seguirán quedándose pequeños al cabo de dos años; serán multimedia y tendrán un montón de funcionalidades de las cuales sólo usaremos un 10% (como en el caso del cerebro). El equipo estará perfectamente conectado a la red de la empresa y a la red Internet, que para entonces ofrecerá tantas cosas que probablemente haya que ponerle algún filtro. El responsable técnico de la empresa tendrá un auténtico problema a la hora de contratar servicios de telecomunicaciones porque, por poner un ejemplo, podrá contratar videoconferencia a una de las empresas telefónicas, a un operador de televisión por cable, o a un proveedor Internet.

Quien no las use quedará marginado

En cuanto a la información disponible, pocos serán los proveedores de información, editores, etc. que se permitan el lujo de no poner su información también en Internet. Habrá una evolución desde la actual gratuidad hacia un esquema mixto con parte gratuita y otra parte de cobro, combinada con la financiación por publicidad.

El comercio electrónico, es decir, el telepedido y la televenta desde nuestro terminal, tendrán un considerable impulso sobre todo para artículos muy estandarizados.

Esto no quiere decir que desaparezcan los canales convencionales, simplemente será más barato comprar por terminal al ahorrarse costes de distribución.

Con la generalización del correo electrónico personal y de grupo se reducirán los desplazamientos y las reuniones, consiguiendo una comunicación interpersonal más fluida y eficaz.

La interrelación de grupos sociales pequeños o grandes y dispersos será más sencilla, permitiendo mayores posibilidades de movilizar grupos. Igualmente, podrán ejercerse influencias sobre/entre ellos.

Como hasta ahora, los problemas que surjan en la Internet se superarán de una forma muy pragmática. Un ejemplo claro es el envío de datos "sensibles" como los números de tarjeta de crédito. Las últimas revisiones de software Internet ya incluyen la encriptación necesaria para evitar el pirateo.

Finalmente, la gran incógnita de Internet es si pasará a estar controlada por grandes grupos multinacionales o seguirá siendo una cooperativa de grandes y pequeños. Confío que sea esta última la opción triunfante, porque de esta manera se mantendrá la neutralidad que hasta ahora ha tenido. Esto ha permitido la unión de esfuerzos de todo tipo de empresas y organizaciones, y es una de las bases del éxito de Internet.

Roberto Beitia. Sarenet. Parque Tecnológico, nº 103. 48916 Zamudio (Vizcaya).

Tel.: 902-23 90 76; fax: +34-4-420 94 65

roberto ARROBA sarenet.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1995/noviembre/el_futuro_de_internet.html