El profesional de la información


Marzo 1995

El caso Pentium

Por Tomàs Baiget

Como los lectores ya conocerán, en noviembre pasado el profesor de matemáticas Thomas Nicely descubrió un defecto en los chips microprocesadores Pentium cuando se les hace realizar determinadas divisiones.

Según Borja Marcos de la Puerta, participante en las teleconferencias Ágora y Lenguajes de programación, de Spritel, "el error está en la instrucción fdiv, y si se hace:

4.195.835 -[(4.195.835 / 3.145.727) x (3.145.727)]

el resultado, en vez de ser 0 es 256".

Los directivos de Intel, empresa que posee el 85% del mercado mundial de microprocesadores, se quejan de que se haya dado tanta publicidad al tema, en su opinión injustificada.

Juan Larragueta, director de Intel para España y PortugalJuan Larragueta, director general de Intel Corp. Iberia, en un seminario organizado por la Asociación Española de Empresas Multimedia (Asedem) en Barcelona los pasados días 20 y 21 de diciembre, afirmó que el problema es mucho menor de lo que se ha dicho. "Intel posee un fabuloso banco de pruebas y sacó Pentium al mercado conociendo este pequeño defecto, que por la forma de trabajar de los ordenadores se autoelimina, pasando normalmente de afectar los primeros decimales a las billonésimas".

"En su día nadie detectó que los chips 386 y 486 también tenían fallos, que luego en versiones posteriores fueron corregidos. Concretamente el 486 va ya por la 10ª versión".

Difícil medición de las consecuencias

Andy Grove, director general de Intel, envió este mensaje a varias listas de discusión o teleconferencias de Internet: "Siento mucho la ansiedad creada, pero el fallo del Pentium solamente puede producir resultados erróneos en situaciones muy especiales con cálculos muy sofisticados. Un usuario corriente puede experimentar el error una vez cada 27.000 años".

Algunos informáticos consultados por IWE opinan que el error podría presentarse mucho más a menudo, en cualquier programa, como p. ej. Windows, aunque las consecuencias puedan ser mínimas la mayoría de las veces.

De hecho hay una polémica entablada entre IBM e Intel. La primera, a quien interesa promocionar el microprocesador PowerPC de Motorola, ha paralizado la fabricación de PCs equipados con Pentium, alegando que son falsas las declaraciones de Intel. Según IBM, el número de divisiones que un usuario medio puede hacer manejando una hoja de cálculo no es de 1.000 diarias, sino, en muchos casos, de 5.000 por segundo, con lo que la probabilidad de error es muchísimo mayor.

Lo cierto es que en la práctica hay que dar la razón a Intel, puesto que en realidad hasta ahora sólo el citado profesor de matemáticas ha detectado un error real, de un total de 6 millones de unidades de Pentium vendidas.

Larragueta dijo que "todo ha sido un problema de relaciones públicas debido a la 'caja de resonancia' que es Internet. Este fenómeno no hubiera sido posible hace tan sólo 3 años".

"En cambio", continuó, "hay que felicitar a IBM, Apple y Motorola por su campaña de prensa sobre PowerPC. Todo el mundo está hablando de un producto que no estará listo hasta dentro de unos meses, pero que nosotros ya tenemos en las tiendas desde hace un año".

Intelseguirá con su acelerada línea de productos "sin dejar huecos a la competencia". Hay que recordar que la vida útil de comercialización del microprocesador 386 ha sido de 5 años (desde 1986), el 486 de 4 años (desde 1990) y el Pentium de sólo 2,5 años. En junio próximo sacará un nuevo Pentium con tecnología de 0,4 micras, pero tiene en el banco de pruebas el sucesor del Pentium, el 6P, que empezará a suministrar a finales de este año 1995 (v. el recuadro).

El público sigue comprando Pentiums

La conocida estrategia de marketing de Intel de ofrecer los chips más baratos a los fabricantes de ordenadores que en la parte externa de los mismos colocaran el rótulo "Intel inside", podía haberse vuelto muy en contra ahora con la detección del fallo.

Sin embargo, a pesar de las alertas, de ser más caros y de que aún hay pocos programas en el mercado que aprovechen su mayor capacidad de proceso, los usuarios particulares compran PCs equipados con chip Pentium, pensando especialmente en las aplicaciones multimedia. Según ha manifestado El Corte Inglés, el 10% de los PCs vendidos en las pasadas Navidades fueron Pentium. En los EUA, la proporción Pentium / 486 fue superior al 40% ya desde principios de diciembre (Wall Street Journal, 20 de diciembre de 1994, p. 7), debido también a las grandes reducciones de precios de todas las marcas, lideradas por Compaq.

En concreto, esta firma apoya plenamente el Pentium, y ha creado un software que anula el posible fallo del microprocesador. También emplea una técnica llamada TriFlex-PCI, que aumenta un 23% la velocidad de los Pentium de 90 Mhz.

Intel ha dicho que reemplazará gratuitamente los chips defectuosos a todos los que lo reclamen. Lo que nadie dice es quién está dispuesto a pagar la mano de obra para instalarlos.

Juan Larragueta. Intel Corporation Iberia. Zurbarán 28, 1º izqda., 28010 Madrid.

Tel.: +34-1-308 25 52; fax: 310 54 60

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1995/marzo/el_caso_pentium.html