El profesional de la información


Septiembre 1994

Autopistas de información pueblerinas

Lo hemos dicho ya varias veces desde estas páginas y la realidad sigue mostrando que nada cambia sustancialmente en esta vieja (¿obsoleta?) Europa, a pesar de los esfuerzos de la Comisión Europea por hacer de esta serie de países tan diversos una única nación. Quizá quede mal decirlo, porque no es lo que se estila, pero es algo que se constata todos los días.

El trasvase de poder de los Estados a la Unión Europea es lento. Los Estados siguen pensando prioritariamente en nacional: todos los vecinos siguen siendo "extranjeros" y algunos hasta potenciales invasores. Aunque la evidencia racional sugiere que una Europa unida de verdad, no sólo de nombre, sería beneficiosa para todos, los estadistas se aferran a sus áreas de poder y sólo hacen concesiones mínimas. La Comisión, burocratizada e influenciada por los propios Estados, puesto que en definitiva no deja de ser una amalgama de funcionarios procedentes de cada uno de ellos, es aún poco vigorosa y se ve incapaz de tirar más aprisa del carro. Todos unidos, sí, pero cuidado: cada uno en su trinchera. Y dicen que el nuevo presidente Jacques Santer se apañará peor que su predecesor Jacques Delors.

Algunos comentaristas, decepcionados, dicen que el Grupo de trabajo Bangemann, que la Comisión creó para que hiciera un análisis de la situación europea con el fin de intentar emular a los EUA en el tema de la National Information Infrastructure (NII), ha sido sólo para la galería (o para "ondear banderas" o "volar palomas" como hemos leído en otros idiomas).

El Grupo ha hecho las siguientes recomendaciones generales, para las cuales no ha tenido que poner demasiada imaginación, puesto que pueden leerse todos los días en cualquier revista del sector. IWE también se ha referido otras veces a esas mismas recomendaciones, pregonadas por los analistas hace años, que preconizan la liberalización y la uniformización de las telecomunicaciones en toda la UE:

  • Acelerar y priorizar el libre mercado de las telecomunicaciones, la interconexión de redes, reducción de tarifas -incluidas las de telefonía móvil-, implantación de las redes digitales de servicios integrados (Euro-rdsi), servicios básicos como correo-e, transferencia de ficheros y video, armonización entre los diversos países de la legislación de los derechos de propiedad intelectual (copyright).
  • La Comisión de la UE debería subvencionar la Infraestructura Europea de Banda Ancha y sus interconexiones con las redes de datos, cable y satélite existentes. Igualmente, regular el marco de operación de los satélites de comunicaciones, así como promocionar nuevos proyectos basados en satélites.

Tanto los mismos funcionarios de la CE, como los miembros conservadores dentro del Grupo, no quisieron poner fechas a las propuestas, "porque el documento no se hubiera aprobado en la pasada cumbre de Corfú". Así pues, otra declaración de intenciones, y vámonos a casa, no sea que nos quiten el sillón.

En Corfú (Grecia), el Consejo Europeo -integrado por jefes de Estado, o sea, presidentes y primeros ministros-, aceptó, o al menos no rechazó ninguna, todas las recomendaciones ("se debería" tal, "se debería" cual) y se creó un ente formado por un ministro de cada país para coordinar los trabajos hacia "la nueva sociedad de la información".

Experimentos para la infraestructura europea de la información

El Grupo Bangemann también hizo propuestas de aplicaciones piloto concretas, que ayudarían a tener mejores criterios para futuros desarrollos a mayor escala:

  • Centros de teletrabajo

    En los alrededores de 20 grandes ciudades se crearían centros experimentales para que en cada uno de ellos 1.000 commuters (trabajadores que van y vienen de su domicilio a su trabajo diariamente) se ahorren tener que ir a sus oficinas. Dependerá de la experiencia adquirida, pero se calcula que en el año 2.000 podría haber 10 millones de teletrabajadores.
  • Interconectar las universidades

    Con líneas de isdn -rdsi (red digital de servicios integrados)- en tecnología ATM (asynchronous transfer mode). Para 1995 habría 10 enlaces y en 1997 podrían estar unidos el 30% de universidades y centros de investigación.
  • Telemática

    Servicios telemáticos pan-europeos [correo-e, transferencia de ficheros, EDI (intercambio electrónico de datos -pedidos, albaranes, facturas y otros documentos administrativos), videoconferencia y tele-formación], dirigidos a 12 millones de pequeñas y medianas empresas (pymes) de más de 50 trabajadores. El objetivo es llegar al 40% de las pymes en 1996 (actualmente se calcula que sólo usa dichos servicios un 10%).
  • Control de tráfico

    Se implementarían sistemas telemáticos de gestión del tráfico rodado (información para los conductores, guía sobre rutas a seguir, gestión de la flota de vehículos) en 10 grandes áreas metropolitanas y 2.000 Km de autopistas en 1996. Se calcula que estos sistemas reducirían los atascos en un 15%, los accidentes en un 20% y el desgaste ambiental en un 10%.
  • Control aéreo

    Se crearía un Sistema de comunicación del tráfico aéreo europeo, con enlaces de voz y datos tierra-tierra entre todos los centros de control de tráfico aéreo, y conexiones aire-tierra entre los aviones y los centros. Se propone la creación inmediata de un comité con representantes de administraciones, industria aeronáutica y sindicatos.
  • Sanidad

    Red de redes que una hospitales, centros sociales y consultas de médicos. Los ahorros conseguidos con la intercomunicación entre profesionales de la sanidad se estiman en 26.000 M ECU en 5 años.
  • Concursos públicos

    Que se informatice el sistema de concursos de las administraciones públicas y de los correspondientes suministros de productos y servicios por parte de las empresas, creando una Red europea de ofertas electrónicas.
  • Enlaces entre administraciones

    Reforzar y acelerar los planes existentes de interconexión de las administraciones públicas europeas para intercambiar información fiscal, estadística, social y sanitaria.
  • Teleformación

    Promocionar centros de formación por medios telemáticos, dirigidos a empresas y administraciones públicas. Se planificarían proyectos en al menos 5 países para 1995, con el objetivo de llegar a cubrir el 10% de las pymes y de las administraciones en 1996.

La clave: mercado libre

Sin embargo, si se quiere que todo esto se desarrolle y los proyectos sean financiados por las empresas privadas, el mercado de las telecomunicaciones debe liberalizarse cuanto antes, como máximo en 1998, incluso el de las infraestructuras (instalaciones y tendidos de líneas). Según dicen los expertos, con la liberalización los precios de las telecomunicaciones se reducirían drásticamente.

Partes de este texto se han tomado de Communications Week Intl., 30 mayo 1994, p. 1

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/septiembre/autopistas_de_informacin_pueblerinas.html