El profesional de la información


Octubre 1994

La TV por cable gana terreno

Por Tomàs Baiget

A los documentalistas la TV por cable puede parecernos aún un tema marginal al de la documentación, puesto que en nuestro trabajo estamos acostumbrados a que ésta sea impresa o electrónica sólo textual, que es la que por el momento con las tecnologías actuales tiene la mejor relación coste-eficacia, o sea más baja. Sin embargo, la documentación multimedia va acercándose, cada vez más asequible y sin duda llegará un día en que será habitual obtenerla, gestionarla y servirla a los usuarios como hacemos ahora con el soporte papel.

Para ello se están empezando a tender las ya muy comentadas superautopistas de información, aunque hay que decir que, como las compañías que pueden construirlas tienen tantas dudas para escoger las opciones tecnológicas mejores, más baratas y con mejor futuro, muchas de ellas por el momento implementan los llamados "super-arcenes" de información, es decir, sólo mejoran cautelosamente las infraestructuras actuales.

Como ya decíamos en IWE-26, pp. 16, 18-20, es imposible predecir cómo evolucionarán las telecomunicaciones, pero sea cual sea la tecnología adoptada nadie duda de que las líneas con capacidad para imágenes de alta resolución y vídeo, que llegarán a nuestras casas y oficinas dentro de unos pocos años, provocarán un gran cambio en nuestra forma de vivir y de trabajar, especialmente a los expertos en información.

Es probable que los desarrollos multimedia hubieran avanzado más lentamente si sólo hubieran sido impulsados y llevados a cabo por el mundo de la documentación clásica. Es el mercado del ocio, uno de los más vigorosos (con nombres como Sega, Nintendo, Time Warner, etc.), el que lidera y mueve este multisector de las nuevas tecnologías de la información. Los fabricantes y proveedores de productos y servicios van a por el gran público, pero ello pondrá a la disposición de los documentalistas una infraestructura que podremos y deberemos aprovechar para los productos y servicios de información.

Las economías de escala producidas por la masificación del mercado del ocio darán lugar a equipos y telecomunicaciones mucho más baratos, con los cuales podremos ofrecer servicios de información con soportes y envoltorios multimedios más atractivos.

Tendremos que echarle imaginación por nuestra parte.

Miles de opiniones, opciones e indecisiones ante la convergencia de tecnologías

Así pues, a pesar de que los servicios multimedios aún no son de uso diario para la mayoría de muchos lectores, IWE ha querido hacer un pequeño muestrario (más que un casi imposible resumen), de la variedad de notas de prensa técnica que llegan a la Redacción sobre el tema de la distribución de televisión, por su estrecha relación con la distribución de información multimedia.

Cuando hace un par de años se empezó a hablar de las futuras superautopistas de la información, todo el mundo pensaba en una evolución de Internet y de las redes y circuitos telefónicos actuales, mejorados para poder transmitir datos o información digitalizada (convertida en bits), tanto textos como sonidos e imágenes, o sea, información multimedia. La meta eran las redes digitales de servicios integrados (rdsi).

En este tiempo la televisión ha adelantado lo suficiente como para dejar de transmitirse en la actual forma analógica y pronto pasará a ser digital, lo cual ha hecho decir a muchas compañías de TV por cable "nosotros ya tenemos instaladas las superautopistas de información". Sin embargo estos operadores de cable se debaten en un mar de dudas sobre cómo evolucionar. En estos momentos su cable es sólo una tubería de gran capacidad en un solo sentido hasta el domicilio del usuario. ¿Cómo hacerla interactiva (enviando datos en los dos sentidos)? ¿Cómo conmutar los circuitos como hacen las telefónicas?

TV radiodifundida por antena

Como es sabido, además de la programación de las emisoras de televisión, las mismas antenas se utilizan para emitir datos (servicio de teletexto).

En algunos países europeos existen empresas que se dedican sólo a radiodifundir los datos de sus clientes. Es decir, son emisoras que sólo emiten teletexto y no programas de televisión.

El pasado mes de mayo, en los EUA, la Fox Inc. (empresa del grupo de la 20th Century Fox), cuyo propietario es el famoso millonario Rupert Murdoch, compró nada menos que 12 emisoras de TV convencionales, o sea de radiodifusión por antena. Muchos dicen que en estas fechas esto es como comprar dinosaurios. Sin embargo la Fox y muchos otros opinan que la gente está a gusto con el sistema actual y que en todo caso una simple llamada telefónica puede ser suficiente para la interactividad que el público puede necesitar en las emisoras de televisión.

TV radiodifundida desde satélite

No creemos que esta tecnología deje de crecer en términos absolutos, pero según las últimas noticias, los gobiernos tienden a favorecer el cable.

En los EUA y Canadá ya está muy extendido. En Europa los países con más implantación de la TV por cable son (en millones de hogares):

1992 2002
Alemania 12 19
Holanda 5,5 6,2
Bélgica 3,8 4,2
Francia 1,2 3,5
Reino Unido 0,8 3,2

Fuente: CIT Research Ltd., Londres

"Cable" por antena

En muchas poblaciones de los EUA en las que las casas están dispersas en zonas amplias, se usa un sistema de distribución llamado cable radiodifundido. En vez de instalar un cable físico coaxial hasta el hogar del abonado, éste dispone de una antena parabólica enfocada hasta la central de distribución por cable, a través de la cual recibe todos los canales a los que está suscrito. La instalación es más barata pero sólo puede hacerse en lugares en los que la casa y la central se vean entre sí. El servicio que recibe el abonado es exactamente igual que si tuvieran el cable; sólo es diferente el tipo de enlace físico.

Directiva de la CE

En marzo pasado la Comisión Europea redactó un borrador de directiva sobre las infraestructuras de redes, estableciendo la difícil relación entre cable de TV y telecomunicaciones.

Según la propuesta, los operadores de cable de TV podrán ofrecer algunos servicios de telecomunicación (transmisión de datos, correo electrónico, etc.) y a las compañías telefónicas (PTTs) se les prohibirá transmitir TV. Esto ha causado malestar entre éstas, alguna de las cuales, como la compañía alemana DBP Telekom ha invertido ya más de 12.000 M DM en los 10 años últimos tendiendo cable para TV.

A los operadores de cable la directiva de la CE les abre esperanzas para poder competir en el sector, al menos a escala local, frente a las PTTs. Los analistas independientes creen en general que la directiva es positiva porque representa un paso hacia la libre competencia, aunque algunos abogan por una libertad total tanto para cable de TV como para telecomunicaciones, y que sean las tecnologías y las fuerzas del mercado las que determinen el grado de integración de ambas.

TV por cable en España

En nuestro país hay ya varias pequeñas y medias empresas y comunidades vecinales, que ofrecen servicios de TV por cable, especialmente en Andalucía, anticipándose a la futura legislación que permitirá servicios de transmisión de datos por la red de cables de TV probablemente antes de finalizar el año. En la revista Communications Week de 30 de mayo de 1994 se dan las siguientes cifras:

Mercado español de TV por cable

Redes de cable o TV 600 a 700
Suscriptores 670.000 a 800.000

Fuente: CIT Research Ltd., Londres

Estas empresas desearían poder ofrecer también servicios de telefonía básica (voz), pero a diferencia de los demás países europeos, en que dichos servicios se liberalizarán en 1998, en España (junto con Grecia, Irlanda y Portugal) no lo harán hasta el 2003. En el Reino Unido, el servicio telefónico (liberalizado en 1981) ha sido muy importante para ayudar a las empresas de cable a financiar sus inversiones, mientras se acaba de desarrollar el mercado multimedia: han conseguido incrementar en un 14% el número de líneas telefónicas instaladas (a través del cable de TV), en hogares donde antes no tenían.

Algunas empresas extranjeras ya se han implantado en España para ofrecer servicios de cable. Recientemente se creó en Barcelona, Cable y Televisión de Europa SA, una join venture entre Multimedia Cable, Time-Warner Entertainment y US West Inc. (una Baby Bell), que piensa cablear con fibra óptica varias ciudades españolas. Parece ser que se empezará por Barcelona, aprovechando una pequeña infraestructura que se creó para los Juegos Olímpicos de 1992.

Jones Intercable Inc. coopera con Multimedia SA para dar servicios en Madrid y Zaragoza.

United Intl. Holdings Inc. trabaja con Multitel SA y el Banco de Santander para cubrir Andalucía.

Además, Multitel SA está llevando a cabo estudios de viabilidad con el Banco de Bilbao-Vizcaya, Banco Central Hispanoamericano, Banesto, Iberdrola, Sevillana de Cable y Sevillana de Electricidad.

Retrasos en la puesta en marcha de los servicios

Las fuertes inversiones requeridas, las múltiples opciones tecnológicas mencionadas y la incertidumbre de la demanda han dado por resultado que la implementación de servicios multimedia interactivos en varios países se haya retrasado.

Los que parecen tener más futuro son: vídeos a petición (video on demand), telecompras y telejuegos.

BT tenía que empezar una pruebas por valor de 50 M £ el pasado mes de septiembre de 1994, pero las ha retrasado a la primavera de 1995, alegando que los proveedores no tenían los equipos a punto, cosa que éstos niegan (Oracle UK─software para vídeo, Apple Computer─equipos de abonado y Northern Telecom Ltd.─sistemas digitales asimétricos de línea de abonado.

BT hará la experiencia a pesar de que tiene legalmente prohibido distribuir servicios de ocio a través de su red de telecomunicaciones principal al menos hasta el año 2001.

Grundig AG y la empresa de venta por catálogo Quelle proyectan un servicio de TV interactiva en la zona de Nuremberg (Alemania) para 1995.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/octubre/la_tv_por_cable_gana_terreno.html