El profesional de la información


Noviembre 1994

Telecomunicaciones en los EUA

Por Tomàs Baiget

Redes de valor añadido

Las value added networks (vans) son redes de transmisión de datos que ofrecen servicios adicionales a lo que sería la simple telefonía o el telex.

Las compañías que operan vans alquilan líneas a las rbocs y a otros common carriers (compañías telefónicas que tienden líneas y dan servicios telefónicos básicos, o sea que sólo son "transportistas") y les "añaden valor" mediante ordenadores que realizan servicios más complejos como control de errores, multiplexación de varias llamadas por la misma línea, gateways, etc. y aplicaciones diversas como correo electrónico.

Los servicios de transmisión de datos ofrecidos por las rbocs en los EUA salen más baratos porque ellas son propietarias de las líneas que usan, pero su oferta no ha tenido éxito y todo el negocio se lo han llevado las redes privadas no-reguladas, sobre las que no pesaban limitaciones ni técnicas ni geográficas y que además han comercializado mejor los servicios.

Como en muchas otras áreas, lo que sucede en los EUA en telecomunicaciones acaba influyendo en el resto del mundo. Esta nota, realizada a partir de artículos aparecidos en diversas revistas, permitirá al lector conocer la situación del sector telecomunicaciones en ese país, cosa indispensable si se quieren entender las numerosísimas noticias que está generando a nivel mundial, en las cuales, por supuesto, España no queda exenta.

Aunque oficialmente la política de telecomunicaciones en los EUA se basa en la Communications Act de 1934 (una Act es una Ley), generalmente se toma como referencia de partida la Modified Final Judgement o MFJ (Sentencia final modificada) de 1984, que desmanteló el todopoderoso imperio-monopolio de la American Telephone and Telegraph con el objetivo de crear un mercado más competitivo. Fue el famoso despojo (divestidure) de la AT&T.

Desde el mismo año 1984, la implementación de la MFJ la lleva a cabo, caso por caso, el conocido juez del Tribunal del Distrito de Columbia Harold H. Greene, que cuenta ya 71 años pero aún se hace oír.

Sin embargo, la situación es muy complicada ya que en las decisiones intervienen varias agencias y organismos federales.

La principal es la Federal Communications Commission (FCC), que regula las inversiones, los precios y los servicios de las compañías telefónicas.

También influye la National Telecommunication and Information Administration (Ntia), dependiente del Depto. de Comercio, que asesora al Gobierno y emite recomendaciones sobre este sector.

El Congreso y el Depto. de Justicia tienen también su papel, este último en relación al mantenimiento de la situación antitrust (antimonopolio y libre concurrencia) y de la correcta aplicación de la MFJ.

Por último, en cada Estado funcionan comisiones que regulan la actuación de las Regional Bell Operating Companies (rbocs) (v. más adelante) en sus respectivas jurisdicciones.

El gran número de organismos que tienen algo que decir en materia de telecomunicaciones, hace que a menudo se produzcan situaciones conflictivas, contra-directivas y contra-propuestas, que no dicen mucho en favor de la Administración ni se corresponden con el habitual dinamismo norteamericano en la mayoría de las demás cuestiones.

Además, en este panorama sobre la regulación de las telecomunicaciones comerciales queda aparte Internet y la futura Nren (National research and education network), red que podía haberse implementado sin confluir con ninguno de los entes citados, si no hubiera sido porque en 1991 salió de sus iniciales límites académicos y de investigación: se pensó que la Nren podría ampliarse para ser la "infraestructura nacional" para todos los usos públicos y privados, profesionales y de ocio. Pueden entenderse entonces las razones del tremendo debate y discusión en los medios de masas que ha originado a lo largo de los 3 últimos años en todos los sectores y estamentos, cada uno con su propia visión de la hipotética Nren.

Para finalizar la descripción del entramado político y legal de las telecomunicaciones norteamericanas, hay que hacer referencia a dos proyectos de ley, que llevan los nombres de los políticos que los han presentado, y que están apoyados por Clinton y Gore:

Dingell-Brooks (llamado Antitrust Reform Act), que permitirá tanto a la FCC como al Depto. de Justicia, con las salvaguardas legales necesarias, dejar hacer a las rbocs prácticamente cualquier tipo de negocio, y

Markey-Fields (llamado National Communications Competition and Information Infrastructure Act), que pretende liberalizar el sector telefónico local (llamadas urbanas e interurbanas de corta distancia), eliminar regulaciones impuestas por los gobiernos estatales, y levantar las restricciones que pesan sobre la propiedad en común de servicios de telecomunicaciones y de TV por cable.

Servicios locales: Baby Bells

La MFJ compartimentó los diferentes servicios telefónicos existentes:

Los llamados de "larga distancia" (interestatales) y los internacionales, fueron asignados a AT&T como tal.

Los servicios locales (intraestatales) -referidos a veces como local loop (lazo local) o local exchange (conmutación local)-, que pertenecían antes a AT&T bajo la organización Bell System, fueron reestructurados.

Bell System estaba integrada por 22 compañías locales llamadas Bell Operating Companies, que poseían el 90% del mercado, además de fabricar y alquilar equipos y aparatos telefónicos. Desde 1984, esos servicios de distancias cortas fueron reorganizados en 7 compañías independientes -correspondientes a 7 regiones de los EUA- llamadas Regional Bell Operating Companies (Rbcos), más conocidas popularmente como Baby Bells:

  1. Ameritech, Chicago (Centro-Norte)
  2. Bell Atlantic, Philadelphia (Este-Sur)
  3. Bell South, Atlanta (Centro-Sur)
  4. Nynex, White Plains, NY (Este-Norte)
  5. Pacific Telesis, San Francisco (Centro-Oeste)
  6. Southwestern Bell (SBC), St. Louis (Centro-Sur)
  7. US West, Denver (Norte-Oeste)

Aparte de los servicios telefónicos, que están regulados por el Gobierno, AT&T y las rbocs pueden tener otros negocios en libre competencia, pero a condición de que sea mediante empresas filiales separadas, sin que les sea posible subvencionar o pasar fondos de unas a otras. Tenían expresamente prohibido ofrecer directamente servicios de información, fabricar equipos o salir del área geográfica asignada.

Desde los primeros años las 7 rbocs fueron propietarias de muchas empresas de hard, soft, mantenimiento, ofimática, etc. y todas ocupan puestos en el ranking Fortune 10 (las 10 primeras empresas de los EUA según la revista Fortune).

Las Bells transmiten datos

Las rbocs constituyeron sus redes de conmutación de paquetes para la transmisión de datos -llamadas Lata (Local access and transport area)-, lógicamente sólo de alcance regional, a partir de 1985.

Al principio sufrieron la prohibición de la FCC de ofrecer servicio de conversión de protocolos a los usuarios (p.ej. posibilidad de conectar terminales asíncronos a la red Lata -síncrona X.25-, mediante la instalación de PADs X.28; o de aceptar protocolos IBM; o de implementar X.75 para poder hacer llamadas a otras Latas -X.75 es la norma del Ccitt que rige los enlaces entre distintas redes X.25).

Eso favoreció a las redes de valor añadido (ver recuadro) no-reguladas (con precios y ámbito geográfico libres) existentes como Telenet (hoy llamada Sprintnet); Tymnet (actualmente MCI/BT-Global Network Services, GNS); Infonet; Automatic Data Processing, ADP; Worldcom de ITT; etc., las cuales podían actuar libremente en todos los frentes y ofrecer todos los servicios.

Poco a poco las Baby Bells se fueron apañando para forzar la legislación vigente y conseguir interconectar sus Latas, convertir protocolos y establecer disimuladas gateways interestatales a través de hosts de bases de datos.

Realmente su forcejeo ha sido continuo. Llevan solicitando entrar en otros mercados fronterizos a su actividad de transporte de voz y datos desde su creación. En 1987 el Depto. de Justicia recomendó que se les autorizaran servicios de larga distancia, fabricar equipos telefónicos y dar servicios de información (correo electrónico, anuncios clasificados o páginas amarillas, despertador, etc.) pero Greene siguió oponiéndose (Greene no daba la greenlight, como decían algunos artículos), hasta el 25 de julio de 1991, fecha en que las autorizó a entrar únicamente en el mercado de provisión de información.

Esto representó un cambio radical, ya que las Bells pudieron empezar a dar algo más que el simple transporte de datos, con posibilidades de negocio muy importantes. Pero sobre todo la decisión fue una gran victoria sobre su tradicional enemigo, el influyente lobby de la prensa norteamericana.

Con el actual apoyo de Bill Clinton y Al Gore a las rbocs y con el próximo retiro del juez Greene, se espera que pronto se levantarán las restricciones que penden sobre ellas (operar en larga distancia y fabricar equipos). Esto puede venir propiciado, además, como compensación a la pérdida de su monopolio local, a punto de difuminarse con la puesta en funcionamiento de otras redes telefónicas a cargo de otras compañías: telefonía celular, tendidos de TV por cable usados para telefonía y la misma Nren.

Por si fuera poco, son muchos los que opinan que a la larga la MFJ ha restringido, más que ha fomentado, la aparición de competencia en el sector.

Las rbocs no se han opuesto a que AT&T volviera a entrar en el campo de las comunicaciones locales a través de la puerta trasera de comprar el 70% (16.000 M US$) de McCaw Cellular Communications Inc., la principal empresa de telefonía móvil de los EUA. La razón parece deberse a una estrategia de trueque con AT&T, para favorecer que se les conceda permiso para dar servicios de larga distancia.

Bellcore

Las 7 rbocs mantienen un laboratorio de investigación y desarrollo común, el Bell Communications Research (Bellcore), que durante estos 10 años ha desempeñado un importante papel para resolver cuestiones técnicas, así como para actuar como North American Numbering Plan Administrator (Nanpa) [long dash]asignador de prefijos telefónicos a las compañías-. Empresas no-reguladas por el Gobierno, como MCI, se han quejado repetida­mente del favoritismo de Bellcore hacia las rbocs, tratándose de unos laboratorios que se consideran "caros" y están subvenciona­dos con dinero público.

Bellcore tiene una gran importancia, puesto que sus recomendaciones técnicas pasan a ser normas de facto y son adoptadas luego por el American National Standards Institute (Ansi). Es el laboratorio líder en las más modernas tecnologías de telecomuni­caciones: Integrated Services Digital Network (Isdn), Signalling System 7 (SS7), Asynchronons Transfer Mode (ATM), Synchronous Optical Network (Sonet), etc.

Sin embargo su rol en el futuro, con rbocs sin restricciones, con alianzas internacionales y bajo una posible nueva ley de telecomunicaciones, no está claro y puede que se vea sometido a grandes cambios. En el Wall Street Journal del pasado 10 de octubre, p. 3, se informaba que las Baby Bells están considerando su venta. El principal beneficiado sería el propio Bellcore, que así se vería libre de la tensión de tener que servir a 7 padres que frecuentemente se pelean entre sí.

AT&T tiene un centro de investigación distinto de Bellcore llamado Bell Laboratories.

Larga distancia: AT&T pierde terreno

Si bien el año clave de la pre-liberalización del sector telecomunicaciones en los EUA es, como se ha dicho 1984, ya desde 1969 se había empezado a romper el monopolio de AT&T en las comunicaciones de larga distancia e internacionales, con el primer enlace concedido a la entonces pequeña compañía Microwave Communications Inc (MCI).

Desde entonces la cuota de mercado de AT&T no ha dejado de bajar, (lo cual no significa que su volumen de negocios no haya aumentado constantemente) en favor de sus rivales MCI, Sprint, y otras compañías como TRT-Telecommunications y World Communications.

MCI, fuerte en líneas alquiladas privadas.

Desde 1969, MCI dobla o triplica su volumen de negocios todos los años. En 1982 compró Western Union Intl. a Xerox Corp. En 1983 se constituyó como MCI International. En 1988 adquirió RCA Global Communications a General Electric. Posee el 25% de la red de valor añadido Infonet.

Recientemente BT ha comprado el 20% de MCI (compra que el mes pasado recibió el visto-bueno tanto de la Comisión Europea como de la FCC). En junio de este año MCI y BT anunciaron la constitución de la empresa conjunta Concert para dar servicios de telecomunicaciones avanzadas a multinacionales.

Sprint, la mayor red de conmutación de paquetes

Sprint Corp. nació como "join venture" de GTE Corp. (General Telephone & Electronics, que, entre otros servicios, operaba la red de transmisión de datos Telenet) y United Telecommunications, propietaria de Uninet, otra van o red de datos. La unificación de ambas redes dio lugar a Sprintnet, la mayor existente en la actualidad.

En 1991 United Telecommunications se hizo con el 100% de Sprint.

Sprint participa en el consorcio europeo Unisource, juntamente con PTT Telecom, Telia/Televerket y Swiss PTT Telecom, que son las compañías telefónicas de Holanda, Suecia y Suiza respectivamente.

A su vez Eunetcom, sociedad conjunta de France Telecom y Deutsche Telekom, compañías telefónicas de Francia y Alemania, ha comprado un 15% de Sprint.

Se calcula que actualmente AT&T posee aún el 65% de las comunicaciones de larga distancia y el 90% de las internacionales originadas en los EUA.

Como compensación a la pérdida de su situación de monopolio para las comunicaciones internacionales, AT&T fue autorizada por la MFJ a entrar en todos los otros sectores, como p. ej., el de las instalaciones locales de usuario conectadas a su red de larga distancia. AT&T posee también la fábrica de equipos Western Electric.

Bell Canada

Citemos finalmente esta importante compañía telefónica del país vecino a los EUA, emparentada con AT&T y las Baby Bells, porque también aparece en la prensa del sector con alguna frecuencia.

Posee la fábrica Northern Telecom, con sedes en Toronto, Canadá, y en Nashville, Tennesee, EUA. Sus laboratorios se llaman Bell Northern Research (BNR). Solamente en los EUA Northern Telecom da empleo a 22.000 trabajadores.

Bibliografía usada

  • Valovic, Thomas S., Conflict or cooperation? Nren and US telecom policy, Whole Earth Review, p. 12 (3) Spring, 1991.
  • MCI and Sprint gaining international market share at AT&Ts expense, Global Telecom Report, v. 2, n. 8, 27 de julio de 1992.
  • Stewart, Alan; Pearce, Alan. Will Bellcore survive? Communications Intl., v. 21, n. 3, p. 19-22, 1994.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/noviembre/telecomunicaciones_en_los_eua.html