El profesional de la información


Noviembre 1994

Bases de datos en cd-rom en el Cica

Por Tomàs Baiget

Manuel Ollero Toribio, documentalista, CicaEl Cica (Centro Informático Científico de Andalucía) viene ofreciendo, desde su creación en 1989, servicio informático a la comunidad investigadora y docente en Andalucía en una doble vertiente:

Por un lado, la realización de las tareas propias de un centro de cálculo de estas características: mantenimiento de las instalaciones y recursos de computación (hardware y software), soporte a usuarios, organización de cursos, etc.; y por otro, la gestión de Rica (Red Informática Científica de Andalucía).

Nacido del interés común de la Univ. de Sevilla, el Csic (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, en 1990 modificó su estructura orgánica ampliando su Consejo Rector para dar cabida a representantes de todas las universidades andaluzas. De esta manera su área de actuación llega a todos los centros universitarios y científicos de esta comunidad autónoma.

Uno de los últimos proyectos que se han abordado en el Cica es el de los Servicios de Información, para ofrecer a los usuarios el acceso a la que necesitan para sus trabajos de investigación.

Por este motivo, entrevistamos a Manuel Ollero, documentalista del centro de cálculo, para que nos explique las características de esos Servicios, que el Cica ha basado especialmente en cd-roms.

¿Cómo ves la evolución del binomio información-informática en el momento actual?

-Aunque en los inicios de la andadura del Cica las demandas de los usuarios eran las típicas del momento, centradas en el puesto de trabajo local, como, p. ej., mayor potencia de cálculo, mayor capacidad de almacenamiento, servicios gráficos de altas prestaciones, comunicaciones informáticas con otros entornos, etc., el vertiginoso desarrollo de la informática en general y de las comunicaciones en particular, ha ocasionado que hoy esas demandas hayan cambiado, de manera que ahora los usuarios, que disponen ya de suficiente capacidad de proceso y almacenamiento, necesitan más los servicios de red, y sobre todo los de información.

Esto parece una tendencia general y explica el gran auge que en los últimos tiempos están experimentando los servicios de información electrónica, los cuales, dependiendo del fin perseguido y de los medios de que se disponga, pueden ser muy variados, tanto desde el punto de vista informático como desde el documental, ya que es necesaria la confluencia de las dos disciplinas para lograr su puesta a punto.

Por otra parte, los recursos que las redes de comunicaciones ofrecen hoy a todo tipo de usuarios son muchos y variados. Huelga nombrar la revolución que ha supuesto la Internet como potenciadora de la difusión de información en el ámbito académico y científico.

¿Por qué el cd-rom?

-Si nos centramos en las bases de datos que desde el punto de vista informático llamamos documentales, es indudable que los servicios más interesantes, a priori, son los que se ofrecen a través de los accesos online, ya que las actualizaciones se realizan con mayor frecuencia, y se dispone de la nueva información en el mismo momento en que se integra en la base de datos, en el ordenador del host o distribuidor.

Sin embargo, hay más contras que pros si consideramos el aspecto económico. Los altos costes que en algunos casos podría suponer un contrato de acceso online en un centro como el Cica, con más de mil usuarios, lo hace prácticamente inviable teniendo en cuenta que la facturación se suele realizar aún por tiempo de consulta.

Es obvio, por tanto, que la solución está en el cd-rom. A pesar de que los costes iniciales son bastante elevados debido a la inversión que es necesario realizar en máquinas, además de la suscripción inicial de las bdds, pensamos que a largo plazo puede resultar rentable.

¿Qué fin persigue este servicio?

-Tenemos que aprovechar los medios que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance y debemos sacarles el máximo partido. Es claro el avance que supone el poder consultar de una manera fácil y cómoda la gran cantidad de información que hoy hay disponible, pero este hecho sólo se ve redondeado si podemos hacer las consultas desde nuestro despacho. Esa ergonomía resulta en la práctica muy importante.

Algunas universidades andaluzas, como las de Córdoba, Sevilla o Málaga, cuentan con instalaciones de bases de datos en cd-rom para red local. De esta manera cubren unas primeras necesidades que pueden ser complementadas con la actuación del Cica, ya que trabajando coordinadamente para evitar duplicidades, es posible ofrecer un servicio bastante completo. Así, cualquier usuario puede disponer de las bases de datos a que estén suscritos en su departamento o facultad, de las de su universidad y de las nuestras.

¿Dificultades en la puesta en marcha?

-La instalación de las bases de datos en cd-rom en el Cica ha ocasionado algunos problemas debido a la infraestructura de nuestro Centro y al alcance que le hemos querido dar al servicio. Las bases de datos en cd-rom que hay en el mercado están hechas para ordenadores personales y funcionan sin ningún problema en redes locales de PCs. Pero nosotros queríamos instalarlas para un entorno más amplio y complejo, ya que, para empezar, las terminales que utilizan nuestros usuarios pueden ser tanto del tipo VT, como PCs conectados por puerta serie o directamente a la red, como estaciones de trabajo o terminales X.

En un principio pensamos en la solución que ofrecía la empresa americana Logicraft. Consistía en colocar un ordenador personal en la red que, con hasta cuatro placas de CPU tipo 286, permitía el acceso simultáneo de hasta 16 usuarios de ordenadores VAX con sistema operativo VMS (como algunos de los que tenemos en el Cica) a la periferia de dicho ordenador. Se utilizaba un software que hacía que una pantalla tipo VT220 emulase la de un ordenador personal.

Es el programa inverso de los típicos emuladores de terminal VT, tan extendidos en entornos universitarios. Así un usuario de Vax/vms podía ejecutar aplicaciones Ms/dos que no implicasen el manejo de gráficos.

De esta manera era posible usar programas de recuperación de bases de datos en cd-rom colocando los discos en una torre de lectores conectada al ordenador personal.

Mientras estudiábamos esta posibilidad aparecieron nuevas versiones de este software, de forma que actualmente las CPUs son del tipo 486 permitiendo velocidades de trabajo muy superiores.

Sin embargo, en 1992 la empresa Digital comercializó un software llamado DEC SoftPC, que se instalaba en sus ordenadores con sistemas operativos VMS o Ultrix. Ese software permite que los usuarios de estos ordenadores emulen Ms/dos. El ordenador personal que se emula es del tipo 286 y el Ms/dos por aquel entonces era equivalente a la versión 3.30. Además, si el usuario disponía de un terminal X o de una estación de trabajo, podía trabajar con gráficos al emular pantallas CGA y VGA usando DECWindows (implementación de X Window de Digital).

A finales de 1993 apareció una nueva versión de DEC SoftPC que consigue ya emular la 5.0 de Ms/dos y dispone además de las extensiones de Microsoft para cd-rom (Mscdex).

En el Cica ya disponíamos de un DEC Infoserver 100, con cuatro lectores de cd-rom, que utilizábamos para acceder a los manuales de VMS en este soporte. Este equipo, que puede tener hasta 14 cd-roms, está conectado a la red y es accesible desde VMS (con el software F11CD) y Ultrix (con el driver cdfs) y permite el acceso a los cd-roms en formatos High-Sierra e ISO 9660. De esta manera pudimos realizar todas las pruebas necesarias para poner a punto la aplicación de consulta. Evidentemente, contando con que gran parte del material necesario ya lo teníamos instalado en nuestras máquinas, optamos por esta solución al ser la más económica para nosotros.

El servicio lo hemos puesto en marcha con tres Infoserver 1000, con siete lectores de cd-rom cada uno. El acceso se realiza desde VMS o Ultrix dependiendo de las características de la base de datos y con objeto de repartir los accesos entre distintas máquinas, ya que el SoftPC consume muchos recursos. De hecho, el número máximo de usuarios simultáneos por máquina es de diez en horas punta.

Dada la heterogeneidad de máquinas que generalmente forman una red como Rica, ¿hay problemas de emulación?

-Como dije antes, la modalidad de acceso de nuestros usuarios depende del tipo de terminal. Si se trabaja en modo carácter el acceso es posible desde cualquiera de los siguientes puestos de trabajo:

×Terminales VT200 o superiores

×Estaciones de trabajo con sistema operativo Unix o VMS de cualquier fabricante

×Terminales gráficos tipo X Window que usan el protocolo X11 desarrollado por el MIT

×Ordenadores personales con programa de emulación de VT200

Para este último caso ofrecemos a los usuarios que lo deseen un disquete configurado especialmente para esta forma de acceso. Igualmente pueden obtener este software por el servicio de ftp anonymous del Cica (ftp@cica.es).

Los que utilizan terminales X Window pueden trabajar en modo gráfico, por lo que pueden visualizar imágenes que algunas bases de datos incluyen.

La única dificultad, mínima, consiste en tener en cuenta que el tipo de teclado que utilizamos puede no ser el mismo que emulamos. Para este caso, hay que considerar la equivalencia de algunas teclas de un tipo de teclado a otro. Y para ello el usuario cuenta con una ayuda en la misma aplicación, además de folletos explicativos que hemos preparado.

¿De qué bases de datos disponéis?

-Para iniciar el servicio, y después de realizar varias consultas con otros centros y usuarios, nos hemos suscrito a Ntis, Medline, Inspec, MLA (Modern Language), Francis, Historical Abstracts y Math-Scientific. Hemos procurado cubrir un poco todas las disciplinas. Estamos abiertos a estudiar las sugerencias que nos hagan los usuarios a medida que vayan conociendo el servicio.

Manuel Ollero. Cica, Avda. Reina Mercedes s/n, 41012 Sevilla.

Tel.: +34-5-462 38 11; fax: 462 45 06

manolle@cica.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/noviembre/bases_de_datos_en_cdrom_en_el_cica.html