El profesional de la información


Marzo 1994

Teclados pegajosos

Una de las teleconferencias más populares de Spritel se llama Ágora y a diferencia de otras de temática definida, Ágora es libre y en ella se puede "hablar" de lo que se quiera. Viene a ser algo así como la versión telemática del Speakers Corner londinense. A lo largo de su historia han aparecido discusiones de muchos temas, desde meteorología hasta cine, y desde informática a antropología. En cierta ocasión hasta se discutió quién debía ser el patrón(a) de los informáticos terminaleros: después de varios días de debate ganó Santa Tecla por razones evidentes y porque el hecho de haber 3 en el santoral permite celebrarlo 3 veces al año.

La animación ha venido esta vez de la mano de José L. Esteban, de la empresa Filosoft, uno de los contertulios habituales. Puso a la consideración de los agoratarras (hay mayoría vasca) unos mensajes en inglés que él había captado de una lista(*) americana sobre redes de cd-roms ( cdromlan@idbsu.bitnet ) a la que está suscrito.

Reproducimos (abreviado y en parte) el diálogo que tuvo lugar a lo largo de unos 10 días, puesto que resultó interesante y divertido, y porque para los lectores que no han participado nunca en una teleconferencia constituye una muestra típica que les permitirá hacerse una idea de su desarrollo.

Se da la afiliación del comunicante si éste lo indica.

A Margaret Sylvia, bibliotecaria de la University of St. Mary, San Antonio, Texas, se le ocurrió preguntar:

"Los estudiantes se quejan de que los teclados de los PCs están sucios. Realmente están grises. ¿Cuál es el mejor método para limpiarlos o para prevenir que se ensucien? ¿Oquizá es algo con lo cual hay que convivir?" He aquí algunas de las respuestas:

Karl F. Bridges:

"El polvo entre las teclas puede limpiarse con un pequeño aspirador. Según el tipo de teclado, para las teclas puede utilizarse un bastoncito de algodón con agua jabonosa o alcohol (consulta el manual de los PCs que tengas).

En el futuro podríais invertir en cubiertas de plástico blando que protegen el teclado de los dedos sucios."

Alice Lian, de la biblioteca del St. John Fisher College:

"A nosotros nos sugirieron que usáramos toallitas húmedas, de las de limpiar bebés. Nos va mucho mejor que todo lo que habíamos utilizado anteriormente."

Max Turner :

"Nosotros usamos cubiertas de teclado "Keycovers" (los de la casa Global cuestan 15 US$). Es lo que mejor protege los teclados, pero los mecanógrafos rápidos se quejan de que les reducen la velocidad.

Esas cubiertas están hechas de plástico o goma transparente y flexible. La gente aquí las llama 'condones de teclado'".

Jim Ferguson, centro de cálculo, Southern Arkansas University:

"Bueno, esos teclados deben estar realmente sucios para que vuestros estudiantes se quejen, a menos que no tengan otra cosa de qué preocuparse...

Lo mejor que podéis hacer es desmontar la tapa de debajo del teclado y con un spray de aire comprimido hacer saltar los clips, grapas, pieles muertas, trocitos de papel, etc. (te haces a la idea, supongo).

Respecto a las teclas, yo las limpiaría con alcohol: no deja ninguna película, desprende olor estéril y no hace saltar las letras, cosa que podría ocurrir con determinados disolventes. O quizá usa un limpiacristales suave. Utiliza un bastoncito de algodón para limpiar entre las teclas.

Ve con cuidado cuando pongas la tapa otra vez, no magulles los cables.

Y recuerda: si limpias las teclas, mejoras la estética, pero si limpias dentro mejoras el funcionamiento y alargas la vida del teclado."

Roy C. Lewis:

"Lo creáis o no, alcohol y un pincel, dejando luego secar durante toda la noche, va estupendo. En casos difíciles he desmontado el teclado y lo he limpiado primero con agua y jabón y luego con alcohol, y lo he secado bien. Quien no se arriesga no gana.

Si no se trata de teclados caros, no sé a qué viene toda esa paranoia y falta de productividad de los condones de teclado, cuando ya se encuentran teclados nuevos por menos de 100 US$ e incluso por menos de 50 US$."

Jennifer Walz, administradora de red, Biblioteca del King's College, Pennsylvania:

"Vaya, ¡por fin puedo contestar algo! Recientemente nos regalaron unos microordenadores de segunda mano, algunos de los cuales estaban increíblemente sucios. Usamos lo mismo que para limpiar todo en la biblioteca: amoníaco rebajado con agua. Sin embargo, para poder limpiar bien tuvimos que quitar las caperuzas de todas las teclas, una a una (al menos en los IBMs son desmontables). Pruébalo."

Rick Brink:

"Yo prefiero el alcohol.

He descubierto que las compresitas humedecidas con alcohol que venden para diabéticos (para esterilización) son ideales de medida y de textura. Y además son muy baratas (1,99 US$ el paquete de 200). La textura es clave para poder limpiar bien una superficie plástica."

Un gracioso, Edward Craft, responsable de informática de los servicios de información y biblioteca de la Aston University, Reino Unido, conjuntó el mensaje de Margaret con el anterior de Rick:

- Los estudiantes se quejan de que los teclados de los PCs están sucios. Realmente están grises. ¿Cuál es el mejor método para limpiarlos o para prevenir que se ensucien? ¿O quizá es algo con lo cual hay que convivir?

- Yo prefiero el alcohol.

- Vale, vale, pero ¿con qué limpias los teclados?

- Jua, jua, jua, jua! (No pude resistirlo, :-) )

Algunas primeras reacciones a lo anterior en Ágora, (hasta la hora del cierre de este número de IWE):

  1. "¡Vaya rollo!"
  2. "¡Qué pesados con los teclados!. No hay para tanto".
  3. "Sí, sí. Ya te interesaría más el tema si tuvieras que compartir un ordenador con un compañero que hace pelotillas mientras piensa frente a la pantalla...!"

(*) Una lista, alojada en un servidor de listas, funciona de forma parecida a una teleconferencia, pero en ella los mensajes que envían los participantes son reenviados por correo electrónico a todos los demás y los leen en sus buzones locales. En la teleconferencia, en cambio, los buzones individuales están en la misma máquina que aloja el software gestor de la misma y los usuarios los leen conectando online. Las listas son típicas de los entornos Bitnet (donde no son posibles las conexiones interactivas) e Internet.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/marzo/teclados_pegajosos.html