El profesional de la información


Junio 1994

Biblioteca virtual y redes: situación actual de las normas

Por Félix de Moya

Félix de Moya, director de la Escuela de Biblioteconomía y Documentación de GranadaEn los dos últimos números de nuestra revista hemos ofrecido amplia información sobre el concepto de "biblioteca virtual" y sobre una serie de servicios de distribución electrónica de documentos. Continuando con este tipo de temas, de máxima actualidad en nuestra profesión, la redacción de IWE ha solicitado a Félix de Moya, profesor de Informática documental y director de la Escuela de Biblioteconomía y Documentación de Granada, que prepare un informe sobre la situación actual y perspectivas de futuro de los estándares que servirán para hacer realidad esa idea de una "biblioteca virtual".

Como ya se explicó en IWE-18, p. 8, existe una serie de normas y protocolos de recuperación de información, diseñados para su uso dentro del modelo cliente/servidor (v. IWE-14, p. 16), que sirven para que, usando un solo interface (en el ordenador cliente), se pueda consultar gran cantidad de bases de datos, que son gestionadas en diferentes ordenadores (servidores) remotos, los cuales a su vez hacen uso de softwares distintos.

Lo que se pretende es evitar que el usuario tenga que conocer los interfaces de cada uno de los sistemas de bases de datos que quiera manejar, y que la aplicación cliente le permita consultar innumerables gestores de bases de datos, cada uno de ellos con un funcionamiento diferente.

Para explicar este conjunto de normas, que se denominan SR (Search and Retrieval), conviene mencionar algunos conceptos informáticos ligados al modelo de desarrollo cliente/servidor y a las normas ISO para la interconexión de sistemas abiertos OSI (Open Systems Interconnection).

Las normas SR se han desarrollado en el nivel de la capa de aplicación del modelo de referencia OSI (v. IWE-18, p. 8). Es decir, supuesta la existencia del conjunto de herramientas informáticas y de red que facilitan el transporte de la información, es posible realizar una aplicación, de acuerdo con las normas SR, que aproveche esos servicios de transporte para conectar un cliente que busque y recupere información en un servidor remoto, que a su vez localiza la información dentro de su base de datos y la devuelve al cliente.

Iso y Niso: diversas velocidades

Las normas SR están constituidas básicamente por dos conjuntos: por una parte el estándar Z39.50, publicado por el organismo americano Niso (National Information Standards Organization) ; por otra, las normas ISO 10162 y 10163, de ISO (International Standards Organization).

Estamos ante dos conjuntos diferentes porque a partir de 1992 evolucionan de forma desigual. Hasta la versión 2 de la norma Z39.50 tuvieron un desarrollo muy paralelo. Después, mientras que Z39.50 ha avanzado hasta la reciente aprobación del borrador de la versión 3.9, sin embargo las normas ISO han quedado en cierta forma estancadas, y siguen siendo equivalentes a la versión 2 de Z39.50.

El distinto grado de desarrollo de estas normas produce como consecuencia que los servicios implementables en clientes y servidores Z39.50 son muchos más que los servicios previstos en la norma 10163.

En la versión 2 de Z39.50, casi equivalente a la ISO 10163 actual, los servicios que estaban previstos eran: inicialización de la conexión, búsqueda y recuperación de la información. Estos servicios se han visto incrementados considerablemente a partir de la versión 3, que incorpora servicios de scan, de browse, y en general todo lo que se denomina servicios extendidos, que permiten no sólo hacer búsquedas con operadores lógicos, sino también con operadores de proximidad, y ojear los ficheros de términos de la base de datos desde los clientes.

Esta ampliación de la norma todavía no ha sido trasladada a los programas de aplicación. De hecho en la actualidad la mayor parte de los clientes y servidores que están operativos sólo están trabajando como máximo con la versión 2.

Retraso europeo

Uno de los principales inconvenientes que ha presentado el desarrollo en Europa de la norma ISO 10163 ha sido que durante mucho tiempo ISO ha defendido que era obligado llevar a cabo aplicaciones SR en sistemas que estuvieran utilizando especificaciones OSI en cuanto a las normas de transporte.

Como hoy día la Internet no trabaja de acuerdo con OSI sino que funciona con protocolos tcp/ip (v. IWE-7, p. 7), en la práctica y de manera generalizada era poco factible la implementación de la norma.

Sin embargo, los americanos, con un mayor sentido práctico, desde el primer momento han buscado la forma de hacer sus desarrollos tanto de clientes como de servidores Z39.50 directamente sobre el transporte tcp/ip, de tal manera que sus clientes y servidores pudieran estar operativos de manera inmediata, con independencia de que en el futuro esos mismos clientes y servidores pudieran operar sin dificultades sobre protocolos OSI de transporte.

En consecuencia, alguno de los proyectos que se han abordado en Europa de acuerdo con ISO 10163 durante los últimos años han tenido escasa repercusión exterior.

Es el caso del primero de los proyectos que se puso en marcha en nuestro continente, dentro del ámbito de los países nórdicos: el llamado SR-Net Nordic. Elaborado inicialmente sobre protocolos OSI, en la actualidad se está redefiniendo el proyecto para que sus aplicaciones puedan operar indistintamente sobre protocolos OSI o tcp/ip. En el seminario organizado por el Comité de Información para la Industria de la FID, celebrado en Granada el pasado mes de noviembre, se han presentado los resultados de estos trabajos.

Otro proyecto, éste con financiación comunitaria, es Socker. Lo lidera un consorcio formado por dos organizaciones danesas y una inglesa, y están implicadas en él otras organizaciones públicas y privadas. Su objetivo es implementar programas de aplicación para clientes y servidores en bibliotecas que utilicen las normas SR de ISO. Su período de desarrollo ha sido del año 1990 al 1994. Se supone que a estas alturas habrán sido capaces de poner a punto un cliente y un servidor basados en tales normas.

Otro tercer proyecto europeo, también financiado por la CE, es Europagate, liderado por el Trinity College de Dublín. Tiene participación española, pues uno de los socios es el Csic. Proyecto muy interesante, pues trata de crear un gateway que permita acceder desde un cliente OSI SR a un servidor Z39.50 sobre tcp/ip, y viceversa. Si sus objetivos se cumplen se abriría una especie de puerta que pondría en comunicación ambos mundos.

Sus objetivos son francamente ambiciosos, porque se han de preparar no sólo aplicaciones online sino también otras que hagan uso del correo electrónico, y no sólo a bases de datos catalográficas sino también a otro tipo de ficheros, incluso con información "full text".

El proyecto se encuentra en una fase muy inicial, por lo que pasará aún bastante tiempo hasta que podamos ver los resultados.

América: multitud de proyectos

Por lo que afecta a los proyectos americanos, no podemos hablar de dos o tres iniciativas, sino que hay gran cantidad. Ellos están trabajando en este tipo de productos desde hace ya mucho tiempo, y existen abundantes clientes y servidores Z39.50.

En algunos casos utilizan softwares que son de dominio público, desarrollados por entidades gubernamentales de Canadá o EUA, que los ponen a disposición de los usuarios a través de la Internet. En otras ocasiones nos encontramos con productos comerciales, puestos a punto por empresas, normalmente a partir de sistemas de gestión de bases de datos o programas bibliotecarios concretos.

Quizá el primero y más exitoso de ellos es un proyecto canadiense, llevado a término por la empresa Software Kinetics y apadrinado por la Biblioteca Nacional de Canadá, institución que tiene mucho interés por extender el uso de la norma. La empresa ha hecho un "toolkit" (conjunto de herramientas software) que permite implementar una serie de funciones que actúen de intermediarias ante el gestor de bases de datos concreto. De esta forma es posible desarrollar cualquier servidor Z39.50.

Desde el verano del año pasado este toolkit está disponible a través de la Internet. El esfuerzo necesario para implementar una aplicación servidor Z39.50 varía en función del gestor de bases de datos que se utilice. Y los servicios para los que está previsto este toolkit son los de la versión 2 de la norma.

Al mismo tiempo Kinetics preparó CanSearch, un cliente Z39.50 para Windows. Hay que tener en cuenta que, desde la aparición del conjunto de librerías Winsock.dll especialmente desde la versión 1.1, preparar aplicaciones de red en entorno Windows se ha convertido en una tarea mucho más sencilla, porque ya no tienen que entenderse con el tcp/ip instalado. Usando estas librerías es posible que manejen recursos de la red y que no tengan que ser versiones distintas según el paquete tcp/ip que esté instalado en las máquinas.

Por otra parte, el Cnidr (Clearinghouse for Networked Information Discovery and Retrieval), organización financiada por la National Science Foundation, que se ocupa de proyectos para la mejora del funcionamiento de las redes, prepara una serie de materiales relacionados con Z39.50, que se ofrecen como de dominio público en la Internet. De momento ha desarrollado un toolkit que permite la puesta en funcionamiento de clientes tanto para entornos Unix como para Windows.

La filosofía de este cliente es similar a la del cliente canadiense, aunque en el caso del Cnidr se ha hecho un especial esfuerzo para que las herramientas sirvan indistintamente para ambos entornos.

Da la impresión de que este proyecto va a dar mejores resultados que el canadiense. Quizá por eso la Biblioteca Nacional de Canadá ha encargado a Kinetics un nuevo toolkit que recoja funcionalidades de la versión 3 de la norma.

Hay algunas bases de datos muy importantes que están asociadas a servidores Z39.50 en la Internet, como el de la Biblioteca del Congreso, la empresa AT&T, Chemical Abstracts, la Biblioteca Nacional de Canadá, Oclc, RLG (Research Libraries Group), Melvyl (sistema de las universidades de California), así como otras universidades e instituciones.

Además hay una buena cantidad de empresas que han trabajado en desarrollos Z39.50 alrededor de sus productos bibliotecarios o de gestión de bases de datos. Muchas de ellas aún no han terminado sus proyectos, como es el caso de SLS, creadora del programa de automatización de bibliotecas Libertas, También SilverPlatter y Cd Plus, empresas del mundo del cd-rom, están tratando de completar sus productos con funciones Z39.50.

Entre las organizaciones que ya han terminado sus programas se encuentran, por ejemplo, Geac, Notis, Sirsi y Vtls, todas ellas especializadas en automatización de bibliotecas. Algunas de ellas tienen ya una experiencia de años, puesto que empezaron a trabajar con Z39.50 nada más aparecer la versión 2 de la norma. Ahora se dedican a hacer mejoras para introducir servicios de las posteriores versiones.

Situación en España

Dentro de nuestro país aún no se han realizado muchos trabajos en esta línea. Además de la citada presencia de un socio español en Europagate, hay que mencionar el interés de algunas universidades por estos proyectos; pero, que yo sepa, no existen aún desarrollos realizados en nuestro país.

En la Universidad Complutense se ha utilizado el cliente canadiense. Por otra parte, el grupo de bibliotecas universitarias IBI (Interconexión de BIbliotecas), ha encargado a la empresa Servicios de Teledocumentación la preparación de un servidor Z39.50 a partir del toolkit canadiense.

La Universidad de Granada, en colaboración también con la empresa Servicios de Teledocumentación, ha puesto en marcha un servidor Z39.50, disponible en la dirección fedro.ugr.es. Así mismo se han instalado clientes en Unix y Windows.

Por último, los usuarios de Vtls y de Libertas esperan que sus proveedores les proporcionen los desarrollos necesarios para poder actuar, sin salirse de su programa de automatización de bibliotecas, como servidores y clientes Z39.50.

¿Cuál es el futuro?

Uno de los "inconvenientes" de las redes es la enorme diversidad de productos, servicios, fuentes de información y software que es necesario conocer para poder explotarlas adecuadamente.

Ante este panorama, la norma Z39.50 va a suponer sin duda una revolución en el campo del acceso a la información. Es verdad que ya existen utilidades que facilitan el acceso a los recursos informativos en las redes, como Archie, Wais, Gopher o WWW. Pero también es cierto que, en la medida en que estas utilidades u otros productos sean capaces de manejar los protocolos Z39.50 utilizando aplicaciones en el ordenador propio, aumentará la posibilidad de hacer consultas en gran cantidad de bases de datos remotas a la vez. Con lo cual se habría dado un paso crucial para hacer efectivo el concepto de biblioteca virtual.

Un ejemplo. Desde hace muy poco tiempo es posible acceder a servidores Z39.50 desde aplicaciones que sean capaces de manejar ficheros Html (HyperText Markup Language), como es el caso de Cello, de Mosaic y de otros clientes WWW, que son aplicaciones de red de propósitos generales. Esta posibilidad abre unas expectativas verdaderamente interesantes, porque ya ni tan siquiera es necesario disponer de un cliente específico Z39.50 para hacer las consultas.

¿Cómo es esto posible desde el punto de vista técnico? No es que el cliente WWW sea capaz de enviar información a un servidor utilizando el protocolo Z39.50. Lo que hace el cliente es servirse de un gateway, que es el que se entiende realmente con el servidor. Esta intermediación es posible gracias a que en algunos nodos de la Internet existe Httpgate ( Http = Hytelnet protocol ), una aplicación elaborada por el citado Cnidr, que genera peticiones Z39.50 a partir de mensajes Html.

Félix de Moya. E. U. de Biblioteconomía y Documentación. Universidad de Granada. 18071 Granada

Tel.: +34-58-24 39 43; fax: 24 39 45

Internet: felix@goliat.ugr.es

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/junio/biblioteca_virtual_y_redes_situacin_actual_de_las_normas.html