El profesional de la información


Febrero 1994

Proyecto de catálogo colectivo en Catalunya

Por Tomàs Baiget

Dolors Portús, jefe del Servei de Biblioteques de la Generalitat de CatalunyaPrevisto en la Ley del Sistema Bibliotecario de Catalunya (v. IWE-13, p. 1), el Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya está estudiando cómo debe ser el futuro catálogo colectivo de esta comunidad autónoma, que una vez finalizado podría contener 6 millones de registros.

El proyecto, que aún no está dotado económicamente, está coordinado por el Servei de Biblioteques, dirigido por Mª Dolors Portús, con el apoyo del Centre Informàtic de la Generalitat de Catalunya (Cigesa), y Rosa Mª Font.

En julio de 1993 Cigesa redactó el "Plan director del Catálogo Colectivo de Catalunya" donde se definían las especificaciones funcionales (consulta, catalogación compartida, importación de registros, préstamo interbibliotecario, etc.) y parece que en breve el Dept. de Cultura presentará un informe técnico donde se avanzará sobre la solución informática.

Si bien se han creado grupos de trabajo y se han hecho consultas en aspectos de formato Marc y de control terminológico (encabezamientos de materia) [el Dept. de Cultura contrató a la consultora Better Consultants para que encuestara a los posibles interesados], la implementación informática ha estado, cuando menos, enrarecida. Corrían rumores de que se quería dar una salida expeditiva y fácil al tema mediante la adopción del sistema Vtls, que en Catalunya está muy implantado: red de bibliotecas populares de la Diputación de Barcelona, Univ. Autónoma de Barcelona, Univ. Politécnica de Catalunya y Univ. Pompeu Fabra.

Parece que Vtls es un buen sistema (con la salvedad de que no tiene resuelta la gestión de la etiqueta 002 del formato Marc, y por tanto no permite hacer vaciados de revistas), pero en Europa cuenta con pocas instalaciones, por lo que la proliferación de Vtls en Catalunya sorprende a más de uno. Los profesionales que se decidieron por esta marca parece ser que se inspiraron en Finlandia, país donde es prácticamente de uso obligatorio.

Los factores y las consideraciones que hace muy pocos años hicieron correcta una decisión, podrían llevar ahora a un error, que podría pagarse caro (si es que en este país se pagan alguna vez los errores: los sufren los contribuyentes y listo).

¿Son los sistemas basados en mainframe o mini caros y obsoletos?

La decisión realmente es difícil de tomar, puesto que la tecnología informática está cambiando vertiginosamente. Nos hallamos en un momento crucial en el que en muchos lugares, siguiendo la tendencia downsizing (dimensionamiento a la baja) (v. IWE-14, p. 16) se están abandonando los mainframes (grandes ordenadores) para pasar a utilizar microordenadores y estaciones de trabajo, mucho más flexibles si más tarde hay que cambiar la configuración, y mucho más baratos de coste, de programar y, sobre todo, de mantener. La evolución va ligada a la aplicación del modelo cliente/servidor, que cambia la antigua concepción informática de centralizar toda la capacidad de proceso en una sola máquina.

El dilema principal es: ¿conservar algo que funciona o intentar el cambio a algo que quizá podría ser mejor y más barato?

Parece que la respuesta cada vez más se va decantando hacia los micros y las estaciones de trabajo, y todos los días se describen ejemplos en las revistas especializadas como el del mismísimo Dialog o el también reciente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros.

Vtls está ligado a la marca de ordenadores Hewlett Packard, sólo funciona en esta marca; y si el programa inicialmente no resulta muy caro, luego sí resulta muy respetable el coste de hardware, y de los mantenimientos respectivos.

Los partidarios del downsizing dicen que tirar a la basura las máquinas grandes y todos sus programas, y adoptar una solución basada en microordenadores saldría rentable ya en el primer año. Y además no se dependería de una marca concreta.

¿Una marca extranjera o un producto nacional?

Otro importante aspecto a tener en cuenta es si merece la pena en la actualidad depender de una empresa suministradora de software extranjera, cuando en España se tienen ya algunos productos realmente muy buenos. Además de cobrar royalties, los proveedores extranjeros acostumbran a resultar lejanos para atender las peticiones particulares de los usuarios. Ofrecen su producto acabado (según su criterio) y generalmente usted lo toma o lo deja. Lo malo es que cuando ya está instalado, es difícil dar marcha atrás para dejarlo.

Socadi organiza un debate público

Con el fin de aclarar y discutir estos aspectos, la Sociedad Catalana de Documentación e Información organizó una reunión en el Centro de Información y Documentación Internacionales en Barcelona (Cidob) donde nuestro colaborador Lluís Codina moderó un enriquecedor diálogo entre una cincuentena de asistentes, que manifestaron sus puntos de vista al respecto.

Los partidarios de Vtls argumentaron que era mejor empezar por algo conocido y que ya funciona sin problemas, y a partir de aquí estudiar la conexión de otros sistemas.

Las instituciones con Vtls citadas arriba cuentan con una subvención de 100 M PTA, aportada al 50% por la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (Cicyt) y por su equivalente en el gobierno catalán Comissió Interdepartamental de Recerca i Innovació Tecnològica (Cirit), para interconectar sus catálogos. Algunos de los presentes se preguntaron sobre el porqué de una cantidad tan elevada para interconectar sistemas idénticos "que funcionan sin problemas".

Varios opinaron que, si se trataba de un catálogo colectivo, debía hacer honor a su nombre y ser un catálogo de todos, no ligado a una marca concreta y agrupar tanto bibliotecas grandes como pequeñas. Hay que partir de la pluralidad existente y no obligar a nadie que cambie de sistema. Se citó la red holandesa Pica (Project for automated catalogue automation) como modelo a seguir por su diversidad integrada en un único sistema.

Igualmente se citó Oclc, que ha evolucionado de su inicial estructura centralizada al modelo cliente/servidor actual.

Cigesa. Tel.: +34-3-484 91 00; fax: 212 40 98

Dept. de Cultura. Tel.: +34-3-302 15 22; fax: 301 22 41

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1994/febrero/proyecto_de_catlogo_colectivo_en_catalunya.html