El profesional de la información


Septiembre 1993

Master tecnológico

Félix de Moya, director de la Escuela de Biblioteconomía y Documentación de GranadaEn octubre comienza a impartirse el programa máster Tecnología de la información y gestión documental, organizado por la Escuela de Biblioteconomía y Documentación de la Universidad de Granada. Cuenta con ayuda económica de IBM España. Hay una característica en el contenido de este programa que lo hace diferente de otros: no es un curso de introducción sino de especialización.

Entrevistamos ahora a Félix de Moya, director de la Escuela y del máster.

Existen ya muchas Escuelas y cursos para estudiar Documentación. ¿Qué sentido tiene organizar otro programa más?

- Este máster, a diferencia de otros, no se ocupa de cuestiones generales, sino que se centra en los aspectos tecnológicos del proceso documental. Por consiguiente es un complemento de los estudios universitarios de primer, segundo y tercer ciclo que existen en la Universidad.

¿Va dirigido a personas con algún requisito especial?

- Se exigen unos conocimientos previos en Documentación, al menos básicos. Y los alumnos han de ser titulados universitarios, como mínimo de grado medio.

¿Proporciona el máster una preparación que facilite desempeñar puestos de trabajo especializados?

- Yo creo que, al terminar el máster, los alumnos podrán tener claro que existe una serie de recursos tecnológicos que se utilizan en la gestión documental y sabrán manejarlos: si no todos sería pretencioso por nuestra parte decirlo, por lo menos los más importantes. Y esto ¿en qué situación les coloca respecto a un posible puesto de trabajo? Yo pienso que uno de los déficits fundamentales que la Universidad tiene en este momento es la falta de posibilidades para manejar estos recursos en las enseñanzas regladas. Con el máster se pretende completar una formación que es hoy necesaria.

¿Podríamos decir entonces que es un máster de informática?

- Pues en cierto modo sí. Pero sería más apropiado decir que es un máster de informática aplicada al tratamiento de los documentos. Es decir, no es un máster de informática general, ni se ocupa de problemas tecnológicos al margen de su aplicación. Por eso la Documentación es un prerrequisito. No se va a enseñar Documentación a los alumnos, sino el manejo de aplicaciones, y recursos tecnológicos en general, que utilizan los documentalistas habitualmente.

¿Se celebra sólo este año o seguirá organizándose en los próximos años?

- El tema de la continuidad de un máster en una Universidad pública está muy ligado al problema de la financiación. Un programa de este tipo sólo puede ser mantenido por la vía de la financiación externa, y por supuesto con las matrículas. Lo que no queremos es que, por tener un precio muy elevado, el máster sea sólo accesible para algunos. Nuestros esfuerzos van encaminados a mantener una vía de financiación como la que tenemos en la actualidad a través de la empresa IBM. En el futuro, si no es por esta vía, intentaremos conseguir financiación de cualquier otra parte, que nos permita mantener precios razonables. Al menos esa es nuestra intención.

¿Qué repercusiones tiene la presencia de IBM como espónsor?

- IBM no ha puesto ninguna condición. Los contenidos del máster han sido programados con independencia de su participación. IBM hace una aportación líquida, en dinero, y una aportación en especies. La elección de las aplicaciones que se usarán en el máster no está condicionada por ello. Es más bien el hardware y esto es menos trascendente desde el punto de vista de la formación lo que ha aportado IBM.

E. U. de Biblioteconomía y Documentación. Universidad de Granada. 18071 Granada

Tel.: +34-58-24 39 43; fax: 24 39 45

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/septiembre/master_tecnolgico.html