El profesional de la información


Junio 1993

Ofimática y gestión integral de documentos

Por Lluís Codina.

La entrada de WordPerfect en el sector de la recuperación de información a través de las últimas versiones de su procesador de textos (v. IWE-13, p. 11), demuestra que ese peso pesado de la ofimática está convencido de que el futuro pasa por las herramientas que facilitan una gestión global de los documentos.

Debido a la agresiva política de precios que practica la empresa WordPerfect, su programa se vende por un importe muy inferior al que costaban hasta ahora este tipo de aplicaciones. Por otro lado, es posible que la competencia ( Microsoft y Lotus, principalmente) no tarde en añadir posibilidades similares de recuperación de información a sus respectivos procesadores de textos ( Word y Ami Pro ) para no perder cuota de mercado, en cuyo caso podríamos estar ante el comienzo de una tendencia generalizada.

Por todo ello, y por la influencia de WordPerfect en el sector de las aplicaciones ofimáticas, esta ampliación de prestaciones vía funciones documentales no puede dejar de tener consecuencias.

El futuro está en el documento

La consecuencia más profunda quizá sea que el futuro del proceso de la información pasará por concebir al documento como un todo y como el objeto central de ese proceso.

En este sentido, es indudable que la informática de gestión está superando el mero tratamiento de los datos y está dando el paso definitivo hacia el del documento, entendido éste como un objeto complejo, que puede contener texto, pero también gráficos e ilustraciones, y todo ello situado en una estructura formal en la cual todos sus elementos son igualmente informativos.

En consecuencia, ninguna de las aplicaciones típicas de la ofimática (procesadores de textos, gestores de bases de datos y hojas de cálculo) podrán ya ignorar esa circunstancia, y deberán permitir al usuario gestionar documentos de un modo global. Probablemente, todas las aplicaciones mencionadas deberán complementarse y comunicarse entre sí, para que los usuarios puedan tratar los documentos en un entorno integrado, donde lo menos importante sean los programas y lo fundamental sea el documento y todo aquello que se pueda hacer con él, incluido el recuperarlo por su contenido semántico.

En segundo lugar, las empresas especializadas en el desarrollo de software documental deberán ofrecer ventajas competitivas en sus programas, comenzando por una revisión de sus políticas de precios, en general poco realistas dadas las últimas tendencias del mercado. Además, se verán obligadas a diferenciar sus productos mediante el ofrecimiento de un mayor nivel de prestaciones y de una decidida orientación profesional.

De hecho, siempre que se ha incrementado la competencia en microinformática, el más beneficiado ha sido el consumidor, que se ha encontrado con mejores productos y a mejor precio. Pero, no hay que olvidar que la industria también se ha beneficiado, ya que, mediante el abaratamiento, muchas aplicaciones han entrado en el mercado de consumo y han dado así también nuevas oportunidades a la industria.

Finalmente, no es despreciable el hecho de que la generalización de estas aplicaciones de orientación documental pueda cambiar la cultura de los departamentos de informática en las empresas, y demostrar que la recuperación de información basada en el contenido de los documentos no es un exótico capricho de los documentalistas, sino una forma particularmente eficiente de gestionar la información.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/junio/ofimtica_y_gestin_integral_de_documentos.html