El profesional de la información


Junio 1993

Los hosts buscan nuevas formas de tarificar

Siguiendo el cambio de estructuras de las tarifas online que iniciara el distribuidor de bases de datos Esa-Irs en enero de 1989 (pasando de la facturación basada en el tiempo de conexión a la basada en los resultados obtenidos), otros hosts han ido introduciendo cambios en este sentido, a los que IWE se ha ido refiriendo: ver p. ej. IWE-6, p. 2; IWE-10, p. 3; IWE-11, p. 4; etc.

Ahora han sido STN, Mead, Data-Star, Dialog e InfoPro (BRS y Orbit) quienes han anunciado cambios en su política de precios.

Y es que la competencia del cd-rom es muy fuerte. Los servicios aún no son equiparables, son distintos; pero donde coinciden, los zarpazos del cd-rom al mercado online se están notando, pues el cd-rom se lleva precisamente los grandes clientes (los que invierten en un cd-rom), que son los más rentables. Como consecuencia, las ventas de los hosts online se desmenuzan mucho más en un sinfín de pequeñas conexiones de muchos usuarios a muchas bases de datos.

Tal como ya se ha dicho en diversos lugares y ocasiones, los hosts online buscan imitar las ventajas del cd-rom en tarificación (que los usuarios puedan trabajar sin el taxímetro puesto, yendo a tarifas planas con el tiempo).

Por otro lado, los mínimos de facturación, que tan mal vistos estaban en los buenos tiempos, ahora se presentan como la solución para deshacerse de los pequeños usuarios que gastan más en recursos administrativos del host que en consumo de bases de datos. Esto, de todas formas, es a costa de la posible captación de los usuarios finales, utopía que algunos hosts con las farragosas bases de datos científico-técnicas tradicionales, ya se han dado cuenta que no llega o al menos cuesta mucho más de lo que se esperaba. Han decidido dedicarse a su mercado de intermediarios, documentalistas profesionales de siempre.

Los cambios estructurales en las tarifas online (y de los correspondientes royalties pasados por los hosts a los productores de las bases de datos) hay que hacerlos con mucho cuidado. Nadie quiere arriesgarse. De ahí el gran mérito del cambio radical introducido por Esa-Irs, que le costó unas buenas pérdidas en el primer año, puesto que los usuarios seguían haciendo las búsquedas con los mismos hábitos de antes.

Cuando un host cambia la forma de tarificación, tiene que poner de acuerdo a todos los productores de las bases de datos que distribuye, trabajo largo e ímprobo si quiere que el productor también comparta parte del riesgo (no es deseable que complique su oferta con dos grupos de bases de datos distintos, las de tarifa antigua y las de tarifa nueva). En el caso de Esa-Irs los más "duros" fueron Inspec y Biosis, con los que Esa-Irs tuvo que iniciar el cambio asumiendo el pago de royalties aún según el primitivo contrato.

Chemical Abstracts Service (CAS) introducirá en agosto una modalidad que llama "nueva alternativa de precios" para sus bases de datos bibliográficas en STN International que tendrá dos opciones: tarifa reducida por tiempo de conexión pero con un costo por cada término empleado en la búsqueda (tarifa que ya estaba vigente desde agosto de 1992, v. IWE-7, p. 4), o tarifas más elevadas de conexión pero sin cargo por los términos.

Henry Boyle, director del Depto. de Servicios a Clientes de CAS comentó: "teniendo en cuenta que las dificultades del momento económico actual suponen una carga para la comunidad científica y de investigación, creemos poder ayudar a los usuarios de las bases de datos de CAS ofreciéndoles una alternativa en nuestra política de tarifas".

Estas declaraciones de CAS nos suenan algo cínicas y están en la tradicional costumbre de ese monopolio de la información química de presentarse siempre como un benefactor de la humanidad, como si ahora los usuarios tuvieran que pagar menos. Nadie discute que Chemical Abstracts es una maravilla de la Documentación, ni tan sólo decimos que CA sea caro; sólo que esas repetidas manifestaciones pseudopaternalistas sobran en los negocios, y más si no son ciertas del todo.

InfoPro Technologies también tiene previsto incorporar precios fijos (con uso ilimitado) para grupos de bases de datos específicas a partir del verano. El vicepresidente, Keith Harding, declaró: "durante el año 1993 hemos venido ofreciendo tarifas planas en BRS/Colleague (un servicio llave en mano especial para los médicos) en Europa y ahora queremos extender la oferta a los servicios completos de BRS y Orbit ". En la actualidad están en etapa de negociación los términos del pago de royalties con los productores de las bases de datos, adaptados a este tipo de tarificación.

Según Keith Harding "en materia de precios, la industria de la información debe ir en una línea que permita ofrecer al usuario la posibilidad de elección en el modo en que le son cobrados los servicios. El cliente debería poder elegir el tipo de tarifa que mejor vaya con su estilo de búsqueda y con las circunstancias de su trabajo."

Según su director general, Patrick Tierney, en Dialog también se están estudiando nuevas opciones y en este sentido expresó: "sin duda ya es hora de que se haga. En realidad ya debería estar hecho, y creo que muchos productores de bases de datos estarán de acuerdo conmigo. La dificultad no reside en el modelo conceptual, sino en su implantación práctica. Según se vayan desarrollando las nuevas tarifas y formas de distribución, los productores necesitan sentirse seguros de que sus ingresos no van a reducirse sino a aumentar".

Esto sí que nos parece hablar claro.

En relación con este tema, Dialog tiene varias experiencias en marcha, una de ellas con el software Hoover de SandPoint, que ofrece acceso inteligente a bases de datos vía LotusNotes. Aún es pronto para poder dar detalles más concretos, pero el desarrollo continuará durante todo este año.

Data-Star, el nuevo "compañero" de Dialog (v. IWE-13, p. 4 e IWE-12, p. 1), está en proceso de introducción de una cuota mínima anual. El co-director Heinz Ochsner, comentaba: "esta cuota no se cobrará a aquellos usuarios que se hayan comprometido a un uso superior a las 60 horas anuales, y no la consideramos como una forma más de conseguir ingresos. Lo que ocurre es que hemos visto que tenemos muchos contratos de usuarios que no utilizan el servicio y creemos que esta es una manera de reducir su número. Esencialmente se trata de una cuota administrativa de mantenimiento que cubre el coste de tener un password continuamente válido y listo para ser usado y la información técnica que se envía."

Para los pequeños usuarios online de los EUA, Mead Data Central, distribuidor especializado en textos completos de prensa y legislación, ha diseñado un nuevo sistema de tarificar su servicio Lexis : grupos de uno o dos profesionales del área legal pueden tener acceso a las bases de datos que contienen legislación del Estado donde se encuentran localizados, a un precio fijo de 135 US$ al mes, y si desean utilizar las bases de datos de ámbito federal pueden hacerlo pagando mensualmente un suplemento de 30 US$. Aún no ha considerado la posibilidad de extender esta política a Europa.

Esa-Irs. Fax: +39-6-94 18 03 61

CAS. Fax: +1-614-447 37 13

InfoPro. Fax: +44-81-332 74 49

Data-Star. Fax: +41-31-50 96 75

SandPoint. Fax: +1-617-868 55 62

Mead Data Central. Fax: +1-513-865 69 49

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/junio/los_hosts_buscan_nuevas_formas_de_tarificar.html