El profesional de la información


Junio 1993

El pleito entre Dialog y la ACS

Por Peter Rusch

Uno de los temas más importantes del cual se ha estado hablando en el sector online en los últimos 3 años, es el del pleito entre esas empresas tan líderes como Dialog y la American Chemical Society (ACS), organismo al cual pertenece el Chemical Abstracts Service (CAS), productor de las bases de datos Chemical Abstracts.

Como el lector ya conoce, en estos quince números de IWE publicados hasta ahora, además de las noticias de actualidad hemos intentado tratar los temas más interesantes que tienen ya alguna perspectiva histórica, con problemáticas iniciadas antes de nuestra aparición. Este de Dialog/CAS, por su complejidad (hay una maraña de noticias sueltas publicadas al respecto en las diferentes revistas del sector) se nos había ido retrasando, a pesar de considerarlo un must para la cultura documental online. Por fin lo tenemos aquí y hasta no parece tan complicado.

En junio de 1990, Dialog Information Services Incorporated (una filial de Knight-Ridder Inc. ) presentó una demanda en el Tribunal de Distrito Federal de los EUA, en Washington DC, con 8 quejas específicas basadas en la legislación norteamericana. Para entender completamente esas quejas, es necesario conocer la legislación de los EUA y los actos que ocasionaron la demanda.

Contexto

Bajo la legislación norteamericana, las quejas hay que presentarlas en la jurisdicción apropiada. Para las leyes anti-trust (ver más abajo) la jurisdicción es el Tribunal Federal más cercano al lugar del acusado o demandado ( defendant en inglés). En este caso, Dialog, en Palo Alto (California) es el querellante o demandante ( plaintiff en inglés) y la ACS, con sede en Washington DC, es el demandado.

Después de la presentación hay un período durante el cual el demandado prepara una respuesta que también presenta al Tribunal. En este caso, la ACS presentó su respuesta y al mismo tiempo una contra-reclamación, que realmente es una queja separada, con la ACS como demandante y Dialog como demandado. Evidentemente, la contra-reclamación de la ACS requería una respuesta de Dialog. Todos esos documentos fueron relacionados entre sí, formando la base de lo que se conoce por el Pleito Dialog-ACS. Las quejas y las respuestas son documentos públicos que están a disposición de cualquier persona.

Después de la presentación de estas quejas y respuestas, se entra en el período de descubrimiento o de investigación ( discovery en inglés), durante el cual tienen lugar dos cosas:

Se entrevistan personas bajo juramento para establecer los hechos. Las entrevistas se llaman deposiciones o declaraciones ( depositions en inglés).

Las partes proveen copias de documentos en respuesta a las solicitudes correspondientes. El pleito Dialog-ACS se encuentra actualmente en esta fase, que debe completarse en el primer trimestre de 1994.

Después del período de investigación, las partes se preparan para el proceso y, eventualmente, para ir al tribunal donde un juez y un jurado tratarán el caso y emitirán un veredicto.

Leyes anti-trust norteamericanas

En los EUA hay varias leyes anti-trust (anti monopolio), pero sólo una afecta a la queja original de Dialog : la Ley Anti-Trust Sherman, aprobada por el Congreso a principios de este siglo. Esta ley tiene dos secciones, de las cuales la relevante al caso es la segunda, Imposición de Monopolios ( Monopoly Leveraging ).

Un monopolio puede establecerse legal o ilegalmente. De hecho hay muchos monopolios legales en los EUA, como las compañías de servicios locales que suministran agua, gas natural o electricidad. En los EUA esas compañías son privadas y lucrativas, y están reguladas por las agencias del gobierno. Es beneficioso para la sociedad tener sólo un proveedor de tales servicios en cada localidad.

Tanto si un monopolio es legal como si no, está prohibido que induzca otros monopolios. Así sería ilegal, por ejemplo, que una compañía eléctrica (un monopolio legal) obligara a que la electricidad que vende se usara sólo para determinados electrodomésticos que esa compañía vendiera. Puede vender electrodomésticos pero en competencia con otros vendedores del mismo producto. Es ilegal para un monopolio usar su circunstancia para obtener otro monopolio; no puede usar la palanca o ventaja de ser un monopolio para forzar hacerse con otro.

Antecedentes

A principios de los 80s Dialog notificó a la ACS su interés por tener los textos de los resúmenes de la base de datos Chemical Abstracts para ofrecerlos online. En 1983, la ACS anunció que esos textos estarían disponibles online a través del host CAS Online, después llamado STN Internacional.

A principios de los 80s Dialog obtuvo una licencia para distribuir online las tablas de conexión que representaban sustancias químicas en el CAS Registry System y, usando esas tablas de conexión, desarrolló procesos para determinar la información de los anillos de las moléculas. En 1988, la ACS anunció a Dialog que le cancelaría la licencia de uso del CAS Registry Structure File que contiene los datos de las tablas de conexión, cosa que se hizo efectiva el 31 de diciembre de 1989. En esa fecha y bajo una nueva licencia, la ACS empezó a suministrar el Component and Ring Analysis Service (Caras) que contenía los números de registro de CAS (números que CAS asigna a cada sustancia y que sirven para identificarla en todo el mundo) y datos del análisis de anillos similares a los que Dialog había desarrollado a partir del CAS Registry Structure File.

Tanto por la negativa de la ACS a suministrar el texto de los resúmenes de la base de datos Chemical Abstracts, como por la cancelación del CAS Registry Structure File, sobre el cual había invertido tanto esfuerzo, Dialog decidió acusar a la ACS de crear un mercado monopolístico y no competitivo. STN Internacional, el host online de la ACS, con sedes en Columbus (Ohio), Karlsruhe (Alemania) y Japón, es la única fuente de los resúmenes de CA, sin otra alternativa posible.

Cuáles son las quejas en concreto

Dialog declaró que la ACS usó su monopolio en la producción de información química informatizada para obtener ilegalmente otro monopolio en la provisión de servicios usando esa información. Es una reclamación contra la imposición de un monopolio contemplada en la Ley anti-trust.

La ACS acusó a Dialog de no pagar los royalties contemplados en el Acuerdo de Licencia entre ambas entidades. Se trata de una disputa contractual.

Situación presente

Desde finales de 1990, las dos partes se han dedicado a investigar el pleito. Cada una ha solicitado judicialmente documentación de la otra, habiéndose intercambiado ya más de 200.000 páginas. Actualmente se está en la fase de declaraciones.

Pero de momento "quien tiene la información tiene el poder" y la ACS sigue siendo la única fuente online de los textos de los resúmenes de CA.

Dialog. Tel.: +1-415-858 37 74; fax: 856 91 40

ACS. Tel.: +1-202-872 43 81; fax: 872 46 15

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/junio/el_pleito_entre_dialog_y_la_acs.html