El profesional de la información


Junio 1993

Conexiones

Por Barry Mahon

Barry Mahon, director ejecutivo de EusidicSi se tuvieran que dar tres nombres de personalidades europeas en el campo de la información, a buen seguro la inmensa mayoría citaría a Barry Mahon, la persona que trabajando para la CE fue el responsable de la antigua red Euronet, la primera de Europa que permitió el acceso dial-up (por línea conmutada) a los incipientes hosts europeos.

Antes había sido director de un centro de información para la industria en Irlanda, su país.

Actualmente reside en Luxemburgo, y además de ser asiduo colaborador en varias revistas profesionales (especialmente Information World Review, donde escribe un artículo mensual), es director ejecutivo de Eusidic, una prestigiosa asociación que agrupa unos 200 servicios de información.

Mis buenos amigos de IWE me pidieron que escribiera algo para la revista. Muy amablemente me dijeron que tratara de usar un vocabulario sencillo para que no tuvieran dificultades al traducirlo al castellano para los lectores de IWE. Realmente ese pretendido sofisticado inglés que dicen que uso en mis habituales columnas de Information World Review no creo que sea muy avanzado, pero bueno, en cualquier caso voy a tratar de controlarme.

Este tema de mi inglés me hizo pensar en los lenguajes en general. Tenemos importantes problemas para decidir qué queremos de nuestra futura Europa pero realmente no hemos pensado demasiado sobre qué queremos hacer con todos nuestros muchos idiomas. Nadie quiere rendirse <197>es una cuestión fundamental y los políticos siempre dicen que nunca tenemos que dejar de usar nuestros idiomas nativos o de lo contrario perderíamos nuestras culturas únicas. En la práctica nadie puede hacer negocios o cualquier otra actividad en Europa sin inglés o francés, aunque en muchas áreas temáticas el inglés basta. Su uso quizá puede causar la pérdida de las culturas, pero si uno no habla una o ambas lenguas mencionadas tiene pocas probabilidades de éxito en los negocios y en la comunicación con otros pueblos en general.

La gente que hace negocios con éxito en otros países no se preocupa por el hecho de tener que usar otros idiomas; lo encuentra necesario, si no no lo haría. Los políticos, muchos de los cuales conocen otros idiomas, insisten en usar el suyo propio en toda ocasión. ¿Es que tienen miedo de perder su posición si enfocan el problema de otra forma?

No estoy insinuando que se ignore la importancia de los idiomas<197>en la práctica todo el mundo usa el idioma que mejor domina para su quehacer diario. Por ahí no habría cambio. Pero no perderemos nuestra "cultura" si decidimos usar uno o dos lenguas para poder hacer la mayoría de nuestros negocios. Si nos comunicamos, continuamente estamos expuestos a otras culturas. De alguna forma, España alteró su cultura cuando se abrió al turismo en los 60s.

He aquí un ejemplo de cómo estamos expuestos a otras culturas, que poco a poco se van asimilando y se hacen nuestras. Ayer estuve viendo por televisión el Gran Premio de España de Motociclismo retransmitido desde Jerez. Casi toda la publicidad era internacional, con palabras y frases procedentes de diferentes idiomas pero de empresas y productos bien conocidos por todos. En el caso de un anuncio de cigarrillos, a la compañía le fue posible no contravenir las legislaciones de los países donde tiene prohibido mencionar el nombre porque se pudo reconocer fácilmente su logotipo <197>todos pudimos identificar aquella combinación con los colores blanco y rojo! Esa cultura, no digo si buena o mala, se transmitía sin idioma.

Mientras esperaba presenciar el Gran Premio se me ocurrió cambiar al canal de Televisión Española que recibimos (en Luxemburgo pueden verse unos 23 canales de televisión), y en ese momento estaban dando un partido de pelota vasca, que yo, irlandés, reconocí como handball. Tanto para los ingleses como para los alemanes ( hallen handballe ), handball es el balonmano, un juego muy diferente jugado por dos equipos. Para nosotros los irlandeses, y para los españoles, que aparecían muy entusiasmados en la retransmisión de televisión, es el mismo juego, que consiste en pegar una pelota con la mano contra una pared. Este es un buen ejemplo de cultura; mi conocimiento del idioma español es muy limitado pero no tuve dificultad en reconocer el juego y en seguir sus reglas. Era un lazo cultural independiente del idioma.

En el campo de la información estamos acostumbrados a comunicar, usamos mucho el lenguaje. Pero intentamos que nuestros mensajes sean claros, por lo que usamos ejemplos, ilustraciones y fotografías. Por tanto la cultura se transmite con diversos lenguajes. Nadie en el mundo podría dejar de reconocer la música o la danza españolas. Por tanto, ¿por qué algunos presuponen que perderemos nuestra cultura si usamos otras lenguas?

Nuestra asociación, Eusidic, usa solamente un idioma: el inglés. Fue fundada hace más de 20 años por personas usuarias de formas primitivas de información electrónica, las cintas magnéticas con bases de datos textuales. Muchas de las cintas provenían de los EUA, por lo que la comunicación era en inglés. Nadie en los EUA se adaptó; si queríamos los datos los teníamos que pedir en inglés. Los textos estaban también en inglés, por lo que no hubiéramos podido usar la información de no conocer el inglés. Este es un ejemplo de uso forzado de otra lengua, pero el funcionamiento de Eusidic, en términos generales, no parece haberse resentido. Eusidic ha prosperado porque mucha gente con miras en el futuro, que pudo apañárselas con el idioma inglés, se reunió para obtener el beneficio del contacto con los demás para pasar su experiencia a los otros colegas. Para eso es para lo que sirve una red de contactos como Eusidic.

En el mundo actual, el profesional de la información es un comunicador. Recopila y analiza información y la comunica a los demás. Las herramientas usadas son independientes del contenido: ordenadores, libros, registros de sonido, vídeos...todos ellos componentes del equipo de herramientas de información. La pericia está en la interpretación. El profesional de la información usa su pericia para extraer de entre la masa total los elementos de información deseados por el usuario. El lenguaje juega un papel secundario, según el tipo de información. Obviamente, la información local se genera y está en lengua local, pero cada vez más la información es en parte local y en parte de fuera. El profesional de la información actual no se inhibe por ello, y usa sus conocimientos y sus contactos para superar las barreras. Volvemos a la idea de red. La lengua es una herramienta, podemos usarla para comunicar pero la podemos usar también como un juguete político. Mi opinión es que los fabricantes de juguetes políticos no entienden que el pueblo real se comunicará con o sin lengua.

NOTA: La Redacción de IWE se ha limitado a traducir fielmente el artículo de Barry Mahon y se abstiene de opinar sobre su contenido.

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/junio/conexiones.html