El profesional de la información


Julio 1993

PDAs: la oficina bajo el brazo

Por Tomàs Baiget

Van llegando los electrodomésticos de la información

Anunciados desde hace unos meses, parece que ya definitivamente este verano varias marcas van a presentar una serie de ordenadores de tamaño miniatura que incorporan diversas tecnologías y pueden conectar con teléfono, modem y/o fax. Su venta empezaría a fines de 1993, con un año de retraso sobre las fechas dadas al principio.

Después de presenciar en los últimos años la progresiva disminución del tamaño de los microordenadores, que ha dado lugar a la informática móvil ( mobil computing ) pasando de los modelos desktop (sobremesa) a los laptop (para trabajar sobre las rodillas), notebook (bloc de notas), palmtop y handheld (tamaño de la mano), nos llegan ahora los personal communicators, personal intelligent communicators (PINs), super-communicators, pen computers y personal digital assistants (PDAs).

Hay muchas expectativas sobre ese nuevo hardware, conocido también como electrodomésticos de la información, pensado para el gran mercado de consumo. En la revista Mobile Data Report (vol. 5, 6 marzo 93), en una sección que lleva el curioso nombre de Mentiras, condenadas mentiras y estadísticas , se informa de una encuesta de BIS Strategic Decisions (EUA) a una muestra de 200 profesionales considerados como típicos posibles compradores de PDAs (jefes de compras, ejecutivos, etc.): un tercio dijeron que los comprarán en cuanto salgan al mercado, y 5 de cada 6 (83%) no creían que el precio previsto de 120.000 PTA fuera excesivo. Menos del 25% dijo que prefería la entrada de datos mediante lápiz electrónico, frente al 54% que se declaró partidario del teclado. Esta particularidad de usar un lápiz electrónico sobre la pantalla es lo que ha dado el nombre de pen computers a alguno de los modelos que esperan la luz. El bajo porcentaje de respuestas a favor no puede tenerse muy en cuenta, puesto que aunque los lápices electrónicos existen desde hace más de 20 años, siempre se han relegado a aplicaciones minoritarias y no tenían la sofisticación de los actuales, capaces de convertir directamente a caracteres ascii la escritura a mano. Habrá que esperar a ver qué aceptación tienen.

Todo son prisas y alianzas

Apple fue quien sacó el nombre PDA en enero de 1992 para referirse a una serie de productos multimedia portátiles que pensaba ir sacando al mercado, en solitario o en empresas compartidas. En palabras de John Sculley, presidente de Apple, serían básicamente: planificadores/agendas para ejecutivos, comunicadores inalámbricos, lectores multimedia y libros electrónicos. En abril del mismo año decidió llamar Newton a su futuro PDA con micro, lápiz electrónico, modem y fax (v. IWE-8, p. 8).

En estos meses ha habido una lucha feroz entre las empresas de electrónica para sacar esos productos al mercado antes que las demás: Sony, Kodak, Tandy, Matsushita, AT&T, Philips, etc.

Contrariamente a como había actuado Apple anteriormente, guardándose celosamente para sí todo el entorno Macintosh, ahora con los PDAs se ha abierto para vender o alquilar las licencias de explotación de las tecnologías en las que más había avanzado. Sculley dijo que se trataba de una nueva estrategia comercial para un nuevo tipo de productos. Un analista del sector comentó: -"Si Apple hubiera vendido las licencias de sus productos hace 5 años, ahora Bill Gates no sería el hombre más rico de América".

Nota: Bill Gates, de 37 años, es el fundador y actual presidente de Microsoft, la empresa con la que se ha hecho multi b illonario. El pasado 31 de marzo se casó con su empleada Melinda French de 28 años. Al conocerse la noticia las acciones de Microsoft subieron en las bolsas.

Entre los últimos licenciatarios de Apple están: Sharp ("empresa aliada para desarrollar Newton "), Motorola ("para fabricar PDAs que caben en la mano"), Siemens y Rolm ("para desarrollar conjuntamente con Apple el NotePhone, con teléfono y fax"), Cirrus Logic, LSI Logic, etc. Ello hará que Newton se convierta en una norma generalizada.

Pocos recordarán que Sculley fue el hombre que en 1979 sacó a Apple de su situación deficitaria como fabricante de ordenadores-juguete para el hogar; ahora vuelve al gran público, después de su éxito con los productos para empresa.

Como IWE ya ha ido informando (ver p. ej. IWE-10, pp. 6 y 10; IWE-14, pp. 4-5), muchos competidores se han adelantado a Apple y no han llamado PDAs a sus productos.

Así, pues, ahora mismo PDA se aplica un poco difusamente más bien a una especie de micro-oficina portátil de uso muy sencillo que tendrá, si no todas, varias de estas posibilidades: microordenador, teléfono inalámbrico o radioteléfono, módem, fax, lector de cd-roms multimedia, entrada de datos mediante lápiz electrónico y/o teclado. Por citar un ejemplo, con un PDA sería posible conectar a una base de datos online remota, teledescargar un texto, editarlo y añadir comentarios, y enviarlo por fax a un cliente, sin necesidad de enchufar nada a la red eléctrica o una toma de teléfono (aunque sí debe estarse en una zona cubierta por los radioteléfonos y también es conveniente no alejarse demasiado de las tomas de corriente para poder ir recargando las baterías de cuando en cuando sin embargo, para esto el coche, con su generador y su batería, puede ser una buena solución).

Además de la cesión de licencias de explotación, la integración de tantas tecnologías distintas ha ocasionado una oleada de alianzas entre compañías para aprovechar los diversos know-how (y más tarde las diferentes redes de distribución comercial), en una carrera contra el tiempo para llevarse una parcela mayor de ese mercado que se prevé jugoso.

Los productos de Apple

Uno de los productos más esperados (no considerado como un PDA, puesto que no lleva teléfono) es el PowerCD, presentado ya en las últimas ferias CeBit (Hannover, Alemania) a finales de marzo pasado e Intermedia (San José, California) a principios de abril. Se empezará a vender este verano, primero en Europa. No se sabe aún el precio.

El lector de cd-roms instalado en el PowerCD lo fabrica Philips. Parece que en la decisión de firmar el correspondiente convenio con esa empresa ha influido Gaston Bastiaens, quien el año pasado pasó a ocupar el cargo de director de la División de Electrónica Interactiva Personal de Apple después de haber trabajado 21 años en Philips, donde era uno de los máximos responsables del CD-I (v. IWE-9, p. 10).

El PowerCD mide 16,5 x 22 x 12,5 cm y pesa cerca de 1,5 Kg. Puede conectarse al Macintosh con un bus scsi (v. IWE-11, p. 7) y al televisor doméstico para ser usado como lector de PhotoCD. Puede usarse también como lector de CD audio estéreo.

El PDA de Apple es un equipo producido en alianza con Toshiba, con lector de cd-roms multimedia, que usa chips ultrarrápidos de memoria flash borrable. El sistema operativo es Script-X, uno de los resultados de la empresa Kaleida, formada conjuntamente entre IBM y Apple en 1991 (v. IWE-9, p. 8).

Se presentará en verano y se empezará a vender en Navidades bajo las dos marcas.

Nota: Las memorias flash fueron creadas por la empresa Seeq en los EUA en 1988. Tienen la ventaja sobre los chips RAM clásicos de que no precisan batería para mantenerse grabadas, y pueden grabarse/borrarse con gran rapidez. Desde entonces, su capacidad ha aumentado con los modelos que han ido apareciendo hasta el punto de que ya pueden sustituir a los discos duros, siendo ideales para equipos portátiles por no tener partes móviles. En abril pasado Toshiba anunció chips de 4 Megabytes que apilados forman ficheros de 2O Mb, y NEC está desarrollando un modelo de 64 Mb o más, que disminuirá los precios en un 20%

Síndrome de ser-espiado-en-el-taxi

Las nuevas tecnologías móviles tienen sus ventajas y sus inconvenientes. El poder trabajar más y mejor no debe llevar a muchos ejecutivos a la conexión permanente con su trabajo. Es cómodo poder llamar desde un radioteléfono de bolsillo en cualquier sitio, pero por contra, quien lo lleva puede ser localizado en todo momento, y eso llevado a un extremo puede convertirse en una carga pesada. A este respecto, un comentarista americano decía que algunos empleados rechazan las nuevas tecnologías porque les producen el síndrome "spy-in-the-cab" al ser sus jefes demasiado agobiantes.

Con los nuevos equipos que saldrán será posible llevarse el trabajo a casa, y hasta a la playa si es necesario. Y no sólo el trabajo momentáneo, sino la oficina entera. Se ha señalado que la posibilidad de que algunos empleados se lleven archivos podrá conllevar problemas de seguridad para la empresa.

Nota : Este informe ha sido preparado por la redacción de IWE consultando las bases de datos ABI/Inform y PTS Newsletters en el host Dialog, y las fuentes impresas: Intl. Herald Tribune (9 febr. 93), Time (15 febr. 93); Communications Daily (13 enero 92), Consumer Electronics (29 marzo 93), Computergram Intl. (26 marzo 93) y Edge Work-Group Computing Report (1 febr. 93)

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/julio/pdas_la_oficina_bajo_el_brazo.html