El profesional de la información


Diciembre 1993

Conferencias de Barry Mahon en Madrid

Barry MahonEl director ejecutivo de la European Association of Information Services (Eusidic) estuvo en Madrid invitado por la Univ. Carlos III y por Sedic para dar dos charlas sobre la situación actual del sector de la información en Europa.

Ofrecemos un resumen de las ideas principales que expuso este importante profesional, dedicado al online desde sus principios, que, contratado por la Comisión de la Comunidades Europeas, fue el responsable de la primera red de transmisión de datos europea Euronet (1975-85) y del conjunto de hosts europeos agrupados bajo el nombre Diane.

Las necesidades de información reflejan la crisis

Mahon dijo que los profundos cambios que la sociedad está experimentando en todos los órdenes, han dado lugar a una situación muy peculiar en la que es imposible cualquier predicción. Los sistemas de información se resienten de los cambios políticos y de la escasez económica, y así presenciamos un gran número de compras, ventas y fusiones de empresas del sector. Incluso en estas operaciones a gran altura puede observarse la relatividad del valor de la información : una organización productora de bdds puede comprarse un día por 1.000 millones y a las pocas semanas ser vendida por 500, o viceversa.

Presión tecnológica

Aunque ya se ha dicho repetidamente por ser una tendencia continuada en los últimos años, las tecnologías de la información, cada vez más baratas, están más presentes que nunca en nuestra vida. Según las estadísticas, este año 1993 se habrán vendido más microordenadores personales que televisores domésticos. El fax y el correo electrónico se han convertido en las formas de comunicación habituales.

Todo a revisión

Entre la crisis general y la evolución tecnológica, los sistemas de información están siempre cuestionados, más que otras materias menos sensibles al entorno.

Por ejemplo ya no se considera necesario almacenar todo; lo importante es tener acceso a donde esté la información. Un periódico francés se preguntaba hace poco si valía la pena gastar tanto dinero con el proyecto de la Grande Bibliothèque.

En relación al viejo dilema centralizar-distribuir, aunque la producción de las bases de datos sigue interesando centralizada a efectos de coherencia y homogeneidad, su consulta está más distribuida que nunca gracias a las múltiples gateways existentes y a los cd-roms, algunos de ellos instalados en red local.

Facilitadores de información

El profesional documentalista es menos conservador de documentos que antes, y consecuentemente menos indizador, para pasar a ser asesor, orientador y direccionador. Con tantas fuentes de información y formas distintas de llegar a ellas, y con los usuarios finales mejor formados en el uso de la información, el documentalista va a ser un consultor-facilitador del acceso a la información. Existe la tendencia a que no realice las consultas personalmente sino que ayude a los usuarios a que se las hagan.

Antes la unidad de información electrónica era la referencia bibliográfica, pero ahora se va trabajando más con los textos completos. Los sistemas de recuperación permiten localizar párrafos concretos que los usuarios pueden integrar en sus documentos de trabajo.

Críticas a la Comunidad Europea

A pesar de que el centro de gravedad del mundo ya hace muchos años que no está en Europa, Mahon cree que en nuestro continente hay muy buenos profesionales formados. La educación y la investigación son aún los puntos fuertes de Europa, y bien canalizados podrían dar lugar a excelentes productos de formación multimedia.

"No debería atacar la mano que me dio la comida", dijo Mahon, "pero creo que en el sector de la información la gestión de la Comisión de la CE ha sido más bien mala. Los resultados no se corresponden con la inversión de 1.000 M ECU (unos 140.000 M PTA) realizada desde los 70's".

Los programas de la CE han pecado de demasiado políticos. Para quedar bien con todos, la Comisión ha ido repartiendo migajas. De esta manera todos contentos, pero las acciones han quedado diluidas y casi inútiles. Con todo ese dinero no ha sido posible, p. ej. hacer un equivalente a Dialog. Si se hubieran hecho unas pocas grandes infraestructuras en cada área (online, multimedia, bibliotecas, etc.) a su sombra se hubieran creado espontáneamente muchos otros productos y servicios. La locura de despilfarro de tantos hosts online europeos tendrá que cesar necesariamente en unos pocos años cuando se imponga la racionalidad.

Gobiernos nacionales cortos de miras

Hay que decir, sin embargo, que la labor de la Comisión se ha visto dificultada por las políticas nacionalistas de los estados miembros, que han sido cortas de miras y han tratado de defender a toda costa sus parcelas locales.

Además, no se mueven para la eficacia sino para la galería.

Otro factor negativo para Europa, a diferencia de la situación en los EUA, ha sido su variedad lingüística. La fragmentación impide hacer productos de información aptos para grandes mercados. Y en traducción automática nos han ganado la partida los japoneses a pesar de contar, entre otros, con el programa Eurotra, económicamente el mejor dotado del mundo.

Qué se necesita en Europa

Un cambio de mentalidad importante. No tener mentalidad de "viejo continente". Sin perder lo antiguo, tener confianza y visión para desarrollar productos y servicios exportables. Aún hay demasiados profesionales que no quieren usar las palabras "mercado" ni "industria" de la información; son palabras que se deberían usar también aunque se trabaje en la Administración Pública. Debería desecharse la mentalidad que hace unos pocos años motivó que los bibliotecarios quisieran un programa de la CE de desarrollo de bibliotecas pequeño pero propio (LIB), separado del general (Impact).

Cuando Dialog compró Data-Star el resto del mundo lo vio como un paso hacia la racionalidad. En cambio, en Europa la única preocupación fue cómo conservar la fragmentación existente, con pequeños e ineficientes distribuidores online que viven a costa de los impuestos.

Hay que apoyar las medidas que abren las fronteras y hacen de la CE verdaderamente un solo país. Es deplorable la guerra localista de algunas compañías telefónicas, p. ej.

Barry Mahon, Eusidic, BP 1416, L-1014 Luxemburgo

Tel.: +352-250 75 02 20; fax: 250 75 02 22

Enlace del artículo:
http://www.elprofesionaldelainformacion.com/contenidos/1993/diciembre/conferencias_de_barry_mahon_en_madrid.html